MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: La sed de la tierra Llay Llay, Valparaíso - 2018 Residente: Colectivo YY (Yachachinakuy)
Publicado: 28 de Octubre de 2018
La paradoja de la tolerancia

Mientras una secta intolerante no sea señalada como intolerante, goza de libertad, la que debe ser restringida cuando los tolerantes, sinceramente y con razón, crean que su propia seguridad y la de las instituciones que garantizan la libertad, están en peligro.” (John Rawls, 1971)

El día miércoles de ésta semana el pueblo amaneció empapelado de afiches impresos con la frase “NO + Ideología de Género” y textos escritos a mano con las consignas “+ Biología, – Ideología”,  los afiches estaban pegados afuera de todos los colegios, de la municipalidad, en las calles y lo más triste, sobre el mural pintado el año pasado en memoria de Marjorie Varas, víctima de femicidio; “representantes del movimiento conservador-evangélico cerca de Santiago de Chile desfiguraron con carteles un mural hecho por mujeres en conmemoración del asesinato de Marjorie Varas.”1 Se lee en el titular de un periódico alemán. Las consignas llamaban a una marcha nacional el día 27, la marcha “por Jesús”, realizada en Santiago y no exenta de conflictos y polémicas provocadas por los y las participantes.

Nos llama la atención en primera instancia, la cantidad de afiches y su distribución en espacios escolares y municipales, nos preguntamos quiénes serán, qué articulación tendrán con esos espacios, pero más nos preocupa la invasión al mural en memoria de Marjorie y la falta de respeto a su familia y amistades, ¿qué se quiere o puede construir pisoteando la memoria y el dolor de otres?, ¿cuáles son los alcances de éste movimiento en Llay Llay? Donde la cantidad de devotos en iglesias evangélicas supera cualquier otra actividad que se realice en el pueblo, donde al mismo tiempo disputan los espacios públicos para realizar sus prédicas a gritos, conflictuando con otras organizaciones cuando realizan sus actividades culturales, en este contexto, la paradoja de la tolerancia cobra sentido, ¿debemos tolerar a quienes actúan en desmedro de otras libertades y expresiones?, ¿debemos tolerar a los intolerantes?, ¿cuáles son los límites?

Respecto al incidente la hermana de Marjorie declaró en redes sociales:

“Me parece una falta de respeto y de empatía enorme que esta página “No+ ideología de género” pegue sus carteles sobre el mural que con mucho esfuerzo, colaboración y amor se hizo en memoria de mi hermana, víctima de feminicidio en mayo del 2017. Me parece absurdo que quieran imponer su pensamiento pasando a llevar a una familia, una comunidad completa que sufrió y se conmovió con el brutal ataque a mi hermana!
Si Uds. Quieren llamar a marchar están en su completo derecho, pero el respeto es lo primero, siempre! A mí me duele que manchen y ensucien un lugar tan significativo en donde plasmamos nuestro dolor y nuestra lucha! Quién conozca a estas personas, díganles que eso no se hace! Que para ser respetados, lo primero es respetar!”

Amaranta.

  1. Fragmento traducido de: https://amerika21.de/2018/10/216804/chile-klerikale-rechte-proteste-frauen?fbclid=IwAR3qpQPYJ86d964RN-wEx7QgeAmTulUapXXcuKr8YKitlGIt45U91IOxtr8
« Ir a residencia