MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Gráfica textil agrícola. Pozo Almonte - Las Quintas, Tarapacá - 2016 Residente: María Lorena Figueroa Reyes
Publicado: 23 de octubre de 2016
Acarreo de votantes en Colchane, un problema del Chile actual.

El día  23 de octubre se realizaban elecciones municipales en todo el territorio nacional. Por medio de estas votaciones se elegían alcaldes y concejales, y a mí me tocó estar en Colchane durante esta situación.

Fui testigo en primera persona de una realidad que yo creía ya obsoleta, pero que pude ver sigue viva en el Chile actual.

Desde un poco antes de las 8.00 de la mañana en el Liceo Técnico Profesional de Colchane, ocurría un fuerte conflicto por enfrentamientos entre distintos electores que asistían al lugar a sufragar.

Bien se sabe que en la comuna de Colchane, muchos de los habitantes ya no habitan diariamente en este sector ya que se han trasladado por diversas razones a las  comunas de Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte. Si bien son personas que dejaron de vivir en la comuna, sus familias siguen viviendo en el sector, siguen teniendo sus casas familiares, cultivos e incluso animales y vuelven a Colchane  a votar. Sin embargo, además de este grupo de personas, que llegaron esa mañana al liceo a ejercer su derecho ciudadano, otro grupo muy importante de personas, de otras localidades, llegaron también a votar a este lugar. Estas personas fueron “acarreadas” a este lugar por algunos candidatos.

Estando ahí, este suceso aparece como una realidad  difícil de desmentir. Los buses podían ser vistos desde la entrada oeste, y era tal la confusión que decidí ir a recorrer el sector, y el panorama no mejoró. Logre ver otra fila de buses dentro del patio techado de una casa.  Luego, conversando con las personas que se encontraban ahí, pude averiguar que a las personas acarreadas se les ofrecían entre $50.000 a $120.000 como paga por ir a votar a ese lugar, una parte de esta paga era entregada antes y la otra, luego de que los involucrados mostraran una foto de su voto. Como Colchane está bien lejos y alejado de otros lugares, además del dinero se les ofrecía locomoción y colación.

Esta realidad me sorprendió muchísimo, sin embargo, posteriormente supe que no es el único lugar rural en el que estos hechos ocurren.  De hecho es una práctica  bastante común. El cohecho era catalogado como esa  paga que ofrecían aquellos latifundistas a sus campesinos por medio de ganado, chicha y todo tipo de bienes  que estos otorgaban a sus campesinos a cambio de que estos les ofrecieran su derecho a voto.

Me indigna y me sorprende. En un reportaje de prensa leo un artículo muy pequeño donde sale el altercado que yo misma pude observar. Este concluía diciendo que el SERVEL encontró múltiples irregularidades en la comuna de Colchane (tales como cambios de domicilio, decenas de personas domiciliadas en la misma casa, etc.) sin embargo no salen las medidas que se tomaron frente a esta situación.

Yo pude ser testigo de esta reacción social, que llego a una alta agitación que termino  incluso con golpes, lo que dio paso a que durante el día de las votaciones el establecimiento educacional fuera cerrado durante un largo período mientras se calmaba la situación. Yo me pregunto: ¿Quiénes son los responsables? ¿Cuál será la  real inversión de los políticos en sus campañas? ¿Cuánto poder (político y económico) está en juego para que los candidatos se comporten así? ¿Hasta dónde llegan los niveles de corrupción?

Tengo 31 años y nunca he ejercido mi derecho a voto. Siempre he creído en una anarquía que me hace alejarme de  estas tendencias políticas donde la construcción se hace sólo desde un lugar más administrativo del poder. Sin embargo, al estar presente en esta situación, y presenciar este hecho tan confuso donde el abuso de poder es evidente y tangible, logro ver el valor de la gente que defendía su derecho a voto, derecho por el que tanto se luchó. Logro ver la indignación de las personas que si creen en esta democracia y que denunciaban algo, que los mismos candidatos a alcalde promovieron, a pesar de que el cohecho está penado por ley. No lo entiendo pero lo denuncio, porque lo que pasa en Colchane y en otros sectores rurales de este país no ayuda a una democracia, solo promueve el enriquecimiento de unos pocos por medio de la corrupción.

« Ir a residencia