MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Acción Monumenta Pica - Matilla, Tarapacá - 2016 Residente: Colectivo de Arte MICH (Museo Internacional de Chile)
Publicado: 6 de Octubre de 2016
Barro Mágico

El Seba anoche se metió al terreno de la Tía Flor a apagar la radio y gracias a eso pudimos dormir en paz. A pesar de eso, hoy empezó lento el día, estamos cansados del viaje de ayer y de todas las visitas que hicimos el martes. Hoy quedamos de juntarnos con “Mister O’Ryan” –como le dicen a don Enelidolfo O`Ryan (Encargado municipal de Cultura de Pica)– a las 8 am para que nos contara un poco de la historia de Matilla y Pica, pero terminamos por ir a las 10 am. Fue una reunión muy entretenida, Mister O’Ryan compartió con nosotros sus impresiones sobre los choques entre grupos sociales dentro de la zona. Rescatamos muchas frases para el recuerdo como: “Hay que reforzar la diversidad desde la unidad”; “Un problema clave es que los piqueños no saben quiénes son”; que todo esto es un problema muy abstracto y que “La cultura del Norte grande es un cultura en permanente movimiento y, como tal, está traspasando barreras hace rato…”.

Nos despedimos y fuimos a la feria de Pica a comprar frutas y decidimos comprar dos frutas por persona y separarlas dentro del refrigerador, para que todos comamos a nuestro propio tiempo, sin que eso signifique comer menos. Al almuerzo Simón nos hizo su, ya famosa, crema de zapallo con cebolla.

En la tarde ordenamos el tema de las platas y quedamos que esta semana, ya que gastamos más de la cuenta en el almuerzo de Iquique, dividiremos lo que queda del fondo de alimentación en 4 y cada uno se hará cargo de su parte. En eso, pillé a la tía Flor justo cuando iba a su reunión con “Barro Mágico” y me dijo que si queríamos ir, que partiéramos al tiro. Su instrucción para llegar fue: “es una casa frente a donde se hicieron las ramadas; es la casa más linda del lugar y de dos pisos”. Al llegar allá, gritamos para que nos abrieran, pero estábamos en otra casa linda de dos pisos, en la que no había nadie. De lejos, vimos otra casa con esas características, con autos estacionados afuera y esa resultó ser la que buscábamos.

Allí aprendimos técnicas de modelaje en greda con un barro que los mismos de la agrupación habían recolectado, en un lugar que prefieren no revelar. Usamos un torno, fue muy divertido. Yo dejé secando un pequeño pocillo y una figurita que hice de la cara de Bis Guiribis, la gata del Seba y mía.

En esta visita conocimos a la Magda (Alejandrina Valderrama), la artista local, autora de muchas esculturas públicas que representan aspectos culturales propios de la región, como el Cachimbo y los trajes típicos. A veces, son figuras humanas de 3 metros de altura. Su trabajo es maravilloso y su casa está revestida de su arte, con sobre relieves en adobe y cemento que muestran indígenas tocando instrumentos musicales y con diseños característicos de la zona. Piensa convertir ese lugar en un museo algún día. Más tarde, tomamos once todos juntos y conversamos con Joaquín, el nieto de Magda, un niño muy talentoso que hace figuras de greda y pinta al óleo  y que en las próximas semanas tendrá una exposición con sus obras. Con él, hablamos de los ovnis, chupacabras y monstros del mundo. Me regaló un figurita de greda con forma de dinosaurio.

Con Magda quedamos en reunirnos a dibujar en la plaza de pica el sábado 15 de octubre de 2016.

Camino a casa, paramos en la pérgola de la plaza de Pica, para pasar un poco el rato, luego compramos un vino con papas fritas para ver unos capítulos de Robotech. Lo pasamos bien y el Seba se calmó un poco; andaba con demasiada energía para ser las 10 de la noche.

Pilar Quinteros

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia