MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Confluencias (o el lugar de un encuentro) Las Compañías - La Serena, Coquimbo - 2018

El objetivo es desarrollar una experiencia comunitaria, en función de diferentes dispositivos y ejercicios  de activación de memoria, que permitan levantar todas aquellas representaciones o imaginarios relativos a la historia social de Las Compañías, utilizando como sustrato inicial del trabajo las oralidades que convivan en el territorio- las nuevas, las antiguas, las olvidadas-. Lo anterior, con el sentido de ir construyendo  relatos conjuntos, compuestos a su vez de elementos provenientes de la cultura material del territorio y que permitan finalmente crear distintas escenas y soportes expositivos al interior del espacio que aloja al CECREA, potenciando la presencia del centro, y fortaleciendo sus perspectivas y dinámicas  de trabajo  local  a futuro.

Residente: Isabella Francisca Sottolichio Cortés

Licenciada en lengua y literatura, Máster en patrimonio documental y estudios en museología. El mundo de las colecciones, las oralidades y la memoria, han sido las expresiones que de manera fortuita surgieron en mi camino y donde he querido permanecer. Así fue, desde que empecé a realizar mi primera investigación, que en ese -tiempo fue acerca de la obra de  Nicasio Tangol y sus relatos mitológicos en Chiloé- que comencé a habitar la Biblioteca Nacional de Chile, y donde sin querer, me encuentro con gente, relatos y colecciones que me llevarán a conocer y trabajar en el Archivo del Escritor, pero especialmente en el acervo inédito y personal de Gabriela Mistral, que recibió la Biblioteca justo ese año, 2007.

Los campos semánticos que me ofrecieron las colecciones del Legado de Gabriela, me llevaron a buscar y ocupar el territorio de las Bibliotecas Públicas, espacios de difusión literaria y de acciones comunitarias, donde no sólo emergen las letras oficiales, sino también narrativas locales; orales y tangibles. Estos relatos anónimos, que recomponen parte importante de la memoria social de las comunidades, son una valiosa fuente primaria de experiencias polisémicas que habitan en los territorios periféricos y rurales del país. He ahí entonces, el impulso por indagar, recopilar, archivar y exponer colecciones de memorias, propuesta que con el tiempo se materializaron   en los “Museos Temporales”.

Actualmente, todo el trabajo de levantamiento de archivos comunitarios, se ha ido encauzando y abriendo de diferentes formas,   integrando componentes  artísticos que van desde las artes visuales hasta los oficios locales, dando vida a propuestas relativas a museografías colectivas, etnografías    comunitarias y montajes en el espacio público de re-interpretaciones de memorias.

Bitácora de la residencia