MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Confines, donde navegan los tiempos… Cabo de hornos - Puerto Williams, Magallanes y Antártica - 2017 Residente: Viviana Silva Flores
Publicado: 4 de Noviembre de 2017
Creciendo…

Crecer, eso que se supone hacemos cada día.

A veces avanzamos para adelante, otras, un poco para atrás. A pesar de que a veces no queda más que retroceder, se supone que más tarde continuamos creciendo, al menos eso intentamos.

Estar aquí me ha tenido melancólica y reflexiva. Debe ser tanto cambio que coincidentemente estoy viviendo o tal vez, es el clima, aunque mi amiga Jime dice que simplemente es Williams. “Quien pasa una temporada aquí, nunca sale igual” me dijo el otro día. Debe tener razón porque ella también lo vivió. Así que espero que tras tanto viento soplando pensamientos y volando sueños, al menos salga de aquí un poco más crecida.

Mientras tanto, nuestra obra también va creciendo. Menos mal que ambas estiramos!!! Y eso me va animando!

Esta semana con Pamela y José nuevamente nos reunimos a diario. José se nos va unos días y es nuestro soldador estrella, así que lo estamos aprovechando. De ahí que en cada encuentro avanzamos y avanzamos. Las trampas han crecido y se han descontextualizado. Las montamos hacia arriba, una sobre otra, pero antes formamos circunferencias, pequeños mundos que tal vez podrían ser los muchos mundos que conviven en Williams. Al unirlos, fuimos buscando el ángulo adecuado, el que fue cambiando en tanto que José afirmaba e iba “pinchando”. Yo que a veces soy indecisa, me alejo a mirar las esferas y cambio su dirección a cada rato. La Pame también se aleja a observar nuestra “torre” y opina. Como siempre nos da “órdenes” y nos dice cómo debemos colocar las piezas para anclar, indicando la posición que debe ser. José nos mira con paciencia y nos da muchas soluciones técnicas. Es como nuestro ingeniero-arquitecto, así que, finalmente acabamos haciéndole caso. Yo como siempre, me lío entre las líneas. Es “deformación profesional” fijarse en la continuidad de las mismas. Ellxs se ríen de mí y me molestan! Fijarse tanto en la línea, en el dibujo, a veces es una manía.

Con todo, al final del día todxs opinamos y juntxs la obra vamos armando, decidiendo en cada momento los pasos a seguir y de esta manera, casi sin darnos cuenta, estamos ya pintando y nuestra obra tal vez más que nosotrxs o con nosotrxs, también va creciendo!!!

« Ir a residencia