MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cuentos naturales Purén - Malleco, La Araucanía - 2017 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 27 de Noviembre de 2017
Don Adán y la inspiración

Don Adán es un maestro del mimbre con el que hemos estado conversando acerca de la residencia y su objetivo. Conversamos con él para saber acerca de cuentos o mitologías, acerca de kai kai filu y treng treng filu, él se ríe y dice son solo cuentos, pero la verdad es interesante poder entretenerse. Don Adán como mencioné en un bitácora anterior, es artesano de cestería.

Este resultado es un proceso de trabajo que ha llevado semanas desde el inicio de las conversaciones, las actividades que tuvimos en la sede y la Ruka del parque histórico, él con la ayuda de su familia y nosotros aprendiendo, ha confeccionado varios animales, entre ellos una serpiente de mimbre a partir de la historia de kai kai y treng treng, la verdad es que a todos nos sorprende con su imaginación, hasta él mismo se sorprende, porque dice nunca haber imaginado hacer algún animal u otra cosa que no fuera un canasto. Esto realmente es muy conmovedor, poder hacer entre todos que la imaginación y el ingenio puedan llegar a hacer sentir bien a las personas hasta poder palpar una creación. Don Adán tuvo la oportunidad de crear estos animales, y cuando los tomaba y los admiraba sonreía. Su familia ayudó en este desarrollo, ya que todo este trabajo tiene una cadena de procesos, desde el crecimiento del mimbre hasta la elaboración final.

Realmente estas creaciones son un arte, a partir de la mitología de kai kai y treng treng, especie de serpientes gigantes que tuvieron una batalla en la tierra donde se dice que treng treng ayudó al pueblo mapuche a sobrevivir venciendo a kai kai y convirtiendo a las personas que murieron en animales.

Hay que decir que los procesos artesanales son lentos y de mucha paciencia, este trabajo llevó semanas ejecutarlo y seguimos en el proceso. Para poder trabajar el mimbre también se deben respetar los tiempos de crecimiento de esta fibra, y justo en estas fechas no es de las mejores para trabajarlo porque aún no está completamente maduro. Otra cosa importante es que en esta zona hay pocas personas que trabajan el mimbre, en general es gente mayor, las personas jóvenes no lo trabajan. Hace muchos años atrás, nos comenta la familia de Don Adán, había escasez de mimbre porque había muchas personas que lo trabajaban. Vemos además, que es casi la única fibra que se trabaja, nosotros preguntamos por el resto de fibras como por ejemplo ñocha, coirón, paja blanca, y nos dicen que afuera de Purén se puede encontrar, con personas que saben manejar este material.

Estamos muy contentos de poder conocer el mimbre y sobre todo a las personas que han formado una vida con este arte, es muy enriquecedor poder compartir esta experiencia.

« Ir a residencia