MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Acción Monumenta Pica - Matilla, Tarapacá - 2016 Residente: Colectivo de Arte MICH (Museo Internacional de Chile)
Publicado: 7 de Octubre de 2016
El cine de Pica

La mañana la aprovechamos para trabajar en cosas MICH. Con Simón trabajamos en las bitácoras, el Seba resolvió temas pendientes de su expo en Santiago y el Selec nos hizo unos batidos de manzana con avena y canela. Estamos comiendo muchas frutas y verduras. Quedamos en que hoy reservaríamos el día para tareas del MICH, como fijar las fechas del fanzine, diseñar el toldo, el carrito y digitalizar los dibujos que hemos realizado.

Con el Seba hicimos una pausa de eso para cocinar un humus con betarragas y papas doradas, que quedaron naranjas por que las hicimos en la misma olla que las betarragas. Luego fuimos a la feria de las pulgas que se anunciaba en unos afiches pegados por pica. Nos entusiasmaba ir y ver si, además, existía la posibilidad de dibujar con la gente, pero al final la feria eran dos carpas que vendían cosas de niños frente a un jardín infantil. Nos quedamos un rato, pero preferimos volver a la casa a trabajar.

Diseñamos la portada del fanzine, el toldo, dibujamos y ordenamos nuestras fotografías. Después ya estábamos cansados y decidimos salir con Seba, Selec y yo. Simón prefirió quedarse en casa tocando guitarra.

En la plaza comimos unas empanadas de charqui exquisitas, con budín de pan con miel de maracuyá y nos fuimos a ver Tarzán en el Salón O’Higgins. Esto fue a las 9 de la noche y estaba lleno de niños. Fue divertido a pesar de la película mala y el “olor a niño” que allí había. Luego quisimos ir a tomarnos una cerveza al Sou Sang (Famoso bar nocturno de pica), pero tenían un evento privado.

Pilar Quinteros

Fue interesante haber ido al cine, pues logramos percatarnos de la gran convocatoria que este lugar tiene. Se trata de un evento social que marca el inicio del fin de semana, del que nadie se quiere quedar afuera.

Sebastián Riffo

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia