MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Aire, mar y tierra Colmuyao - Cobquecura, Ñuble - 2018 Residente: Enrique Flores
Publicado: 28 de Noviembre de 2018
Feliz día apoderados

Desde que comenzamos a trabajar con la escuela de Colmuyao hemos tenido una comunicación constante con la profesora y directora de la escuela Digna Placencia. A través de ella nos hemos ido informando sobre las reuniones y actividades que se realizan no sólo en la escuela sino que en el pueblo en general. Mediante una visita que hicimos el día lunes para ver qué día podíamos volver a ir a la escuela para hacer una nueva actividad con los niños, nos cuenta que el día 21 se haría la celebración del día del apoderado. Nosotros no sabíamos muy bien de qué trataba todo el asunto pero quedamos de asistir de todas formas.

Pensamos que sería una reunión más formal pero resultó ser un acto de celebración con diferentes intervenciones musicales y artísticas por parte de la mayoría de los alumnos de la escuela en donde los niños y las niñas cantaron, bailaron, recitaron payas y hasta hicieron actos de gimnasia dedicadas a sus mamás y papás. Se notaba mucha preparación previa por parte de los niños quienes llevaron cambios de ropa y armaron un programa para unir cada uno de los actos. Los niños que decidieron no participar con algún show, trabajaron en la parte de producción e incluso hubo otro estudiante que actuó de animador. De verdad resultó muy entretenido ver los actos preparados por los niños.

Seguido a esto las profesoras les tenían una pequeña convivencia a los padres en la Biblioteca del establecimiento, a la cual nosotros también nos sumamos mientras los niños se quedaban jugando afuera. En una mesa larga habían preparado sopaipillas, pebre, queque, salchichas, sandwiches y jugo natural. Una vez sentados en la mesa pudimos ponernos al día con las opiniones y las noticias que se comentaban aquí: el incendio de Quirihue, el asalto en la Copec de Cobquecura, los ruidos que vienen del mar por las noches. A pesar de que las noticias fueran negativas, nos sentimos contentos, porque también estábamos informados sobre estos temas y pudimos entender que de a poco nos hemos ido integrando a la comunidad, sus problemas y sus intereses.

A pesar de que a veces creemos que hay una falta de interés por parte de la comunidad de Colmuyao a participar en las instancias comunitarias que hemos visto que se han generado por parte de la Municipalidad o por terceros, los niños han demostrado tomar interés por las diferentes oportunidades y han sabido sacarles partido. Es así como los niños han integrado a su rutina escolar ir a regar las plantas de la “nueva plaza” que está a la entrada del pueblo y verle más posibilidades para seguir arreglándola en el futuro. Ciertamente son los niños quienes, a pesar de que deben abandonar Colmuyao para seguir sus estudios en otro lado, les dan un aire nuevo y renovador al pueblo, y quienes invitan también a seguir trabajando por este lugar e incentivar su regreso una vez hayan terminado sus estudios.

« Ir a residencia