MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Ventarrón Ñirehuao - Coyhaique, Aysén - 2018 Residente: Juana Guerrero
Publicado: 19 de enero de 2019
Juntar peras con manzanas

Las jornadas en Ñirehuao transcurren entre costuras, juegos, intervenciones, bailes y reuniones organizativas para el festival costumbrista.

Llevamos más de la mitad de nuestra residencia, vivenciamos cómo las dinámicas entre la comunidad se han profundizado y fortalecido, esto acontece a través de  las diversas instancias que suceden durante la semana, donde se comparten encuentros y trabajos entre niñes, adultes y viejes.

El desafío que se nos presenta ahora es que podamos vincular los distintos hitos y así poder evidenciar el trabajo colaborativo de los grupos sociales a través de acciones colectivas en pro del festival costumbrista.

Nos propusieron las chicas de baile, con quienes damos cuerpo a la expresión corporal y sus múltiples cruces dos veces por semana, preparar una coreografía para la presentación de la reina agendada para el último día del Encuentro Costumbrista Valle de la Luna. Este año y por primera vez la reina será Guadalupe, a quién han elegido por su fuerza y aguante, con el firme deseo de transformar el reinado tradicional para darle identidad lugareña y potencia, fuera de los cánones superficiales.

Existe un temor, y es que surjan burlas por su condición física, pero precisamente es lo que debemos enfrentar. Manifestar la reivindicación de las bellezas, presentarles a ellas y a todes que los cuerpos son diversos y únicos, que nuestras ideas están preconcebidas por patrones sociales instalados en nuestras mentes y que es urgente hacer frente a esto, siendo la mejor forma de cambiarlo desde la acción, por lo que debemos estar juntes para crear ese colchón de confianza y posicionar las formas auténticas de moverse.

Por otro lado las viejas del club darán inicio a la costura de los banderines, pero antes, las del PMU serán las encargadas de cortar las telas, de esta forma resaltamos la colaboratividad en espacios que solían estar separados. Estas son cuestiones que no solían pasar y que hoy suceden, fue solo dar un empujón para que se activaran. El encuentro será en la sede del adulto mayor, por primera vez estos grupos trabajarán juntos y además de los banderines harán las costuras de la vestimenta de los niñes para el pasacalle.

En todo este tiempo nos pareció importante re-formatear la forma que tienen elles mismos de pensarse en comunidad, en un principio todo arrancaba desde la negatividad o el rechazo, muchas veces sin tener la capacidad de extraerse para darse cuenta que fuera de la villa y en general en gran parte del mundo vivimos cada vez más distanciados entre sí, cada vez más individualizados y torcerle la mano a esta realidad es trabajo de todes.

Creo que acá hay un feedback importante para nosotros, ver cómo se están organizando y se reúnen, ahora que hay un encuentro por concretar entre todos que necesita de la colaboración y compromiso de la comunidad.

Todo esto nos hace pensar que ya viene la recta final, y que baja información experiencial para todes los que hemos vivido este verano tan particular.

« Ir a residencia