MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Aire, mar y tierra Colmuyao - Cobquecura, Ñuble - 2018 Residente: Enrique Flores
Publicado: 29 de Octubre de 2018
La biblioteca

En el momento en el que nos proponíamos cruzar la calle, vimos el letrero que decía BIBLIOTECA sobre la entrada de una casita que ocupaba parte de esa esquina en Cobquecura. La habíamos visto antes cuando habíamos entrado hace una semana a la oficina de Turismo del pueblo, pero no nos habíamos animado a entrar. En ese momento estábamos recorriendo el pueblo, preguntándonos por espacios en los cuales la gente se reuniera, a parte de la plaza, o de algún punto cultural que pudiéramos encontrar. Cuando nos encontramos ahí nuevamente supimos que teníamos que pasar a conocer ese lugar.

Una vez dentro nos encontramos con una pequeña biblioteca con tres computadores, un mesón con libros a pedido a sus espaldas, una salita anexa con estanterías con libros y mesas largas para sentarse a consultarlos. 

Estuvimos ahí un rato viendo ediciones viejísimas de diarios y Condoritos, algunos libros de arte, toda una colección de Papeluchos y de libros escolares que parecían estar casi nuevos.

Nos llamaron la atención la cantidad de cajas apiladas y cerradas en las cuales los libros se salían por los lados. Hablando con la bibliotecaria de turno, nos contaba que esos habían estado ahí por años y que aún no habían sido ingresados al sistema por problemas internos. Nos contó que la biblioteca tenía más de veinte años, pero que en realidad tenía poca llegada con las personas del pueblo, que poca gente se acercaba para pedir los libros o estar en la biblioteca. Después de un tiempo conversando con ella acerca del proyecto, nos comentó sobre los actores de la cultura local de Cobquecura, los que habían aparecido en Canal 13 y los que habían inventado canciones para el pueblo. También nos contó sobre los orígenes alfareros de Cobquecura y sobre el maíz de Buchupureo, y que conocían poco sobre Colmuyao, que decían estaba lejos.

Después de conversar un rato nos dijo, como para animar la conversación, que a pesar de que las personas tenían poca interacción con la biblioteca, la llegada de gente nueva al pueblo había hecho que se armaran nuevos proyectos para fomentar la cultura en el lugar en conjunto con los escolares o con los adultos mayores y que también las personas jóvenes de a poco habían comenzado a formar diferentes iniciativas para armar proyectos artísticos. Nos fuimos habiendo sido invitados a un evento escolar que se realizará en la Biblioteca y pensando en las posibilidades con las que contamos para poder potenciar otras iniciativas en la zona.

« Ir a residencia