MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Chanquin@s a escena Chanco - Teatro Municipal, Maule - 2018 Residente: Paulina Martínez Marín
Publicado: 19 de Octubre de 2018
La Hornilla

Un camionero que andaba dejando carbón, en el camino se le paró el camión y se puso a llorar.

Después se le ocurrió llevar el carbón en una bolsa y después se encontró con la ciudad de los dinosaurios y encontró a un Triceractor. El Triceractor tenía un encantamiento y se convertía cada noche en un auto.

El señor se fue a otro lugar con sus amigos y un día los señores se dieron cuenta que cada noche venían dos sacos malvados a comerse el carbón.

El Triceractor bebió un vaso con agua envenenada y murió.

Llego la mamá del Triceractor, andaba en busca de su cría, encontró a su cría muerta.

Entonces se encontró con un Espinosaurio que tenía el mismo encantamiento que el Triceractor solo que este se convertía en un camión cocodrilo gigante.

Cada vez se metía adentro del horno y se tornaba a dormir. Como tenía tanta calor le llegaba a salir fuego de la boca.

Siempre todos los días el horno se prendía. Vino un día la furgoneta un día a cargar carbón y se encontró con el fuego y la camioneta explotó. Después se quemó este otro camión. Entonces el saco malvado no tenía que comer y se empezaron a comer a las personas. “Ahhh!!!”

Y para salvarse, uno se fue a la luna. Y allá habían sacos alienígenas. Y se lo comieron y fin.

 

Niñ@s Escuela Gabriela Mistral, Lagunilla

« Ir a residencia