MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Aire, mar y tierra Colmuyao - Cobquecura, Ñuble - 2018 Residente: Enrique Flores
Publicado: 12 de Noviembre de 2018
La junta de vecinos

Asistimos a la reunión de la Junta de Vecinos de este mes, habíamos sido invitados a la reunión poco tiempo después de haber llegado a instalarnos en Colmuyao así que teníamos mucho interés en ir. Esta instancia se vuelve una de las únicas oportunidades para reunir a los habitantes en un mismo lugar, ya que como hemos mencionado antes, no hay muchos lugares de reunión ni tampoco fechas o instancias en las que las personas se congreguen aparte de esta.

Llegamos a la sede vecinal y ahí se encontraba una pequeña parte de los habitantes de Colmuyao, el Presidente de la Junta de Vecinos, el CORE de la región del Ñuble, Jezer Sepúlveda, el Consejal de Cobquecura Claudio Vargas, un encargado Municipal y un veterinario que venía desde Concepción para hacer una clase introductoria sobre la tenencia responsable de animales. Antes de comenzar formalmente la reunión, se nos pidió que nos presentáramos y contáramos a la comunidad qué hacíamos y en lo que estábamos trabajando. Hablamos sobre las actividades que habíamos realizado hasta la fecha y ofrecimos nuestro servicio y apoyo para poder generar vínculos y actividades con la comunidad, esta instancia nos sirvió para conseguir el uso del espacio de la junta de vecinos para futuras actividades que propongamos. En otro segmento de la reunión el CORE, quien nunca había estado en Colmuyao, se presentó e informó sobre la situación en Chillán. Después de esto la reunión tomó su curso normal, actualizando sobre los cambios que habían ocurrido desde el mes anterior como el despeje de las vías de escape en caso de tsunami y la instalación de luminaria en el pueblo, las tareas que aún seguían pendientes como la cubierta de asfalto acrílico que requiere el camino que conecta Colmuyao con Cobquecura y las que no habían podido llevarse a cabo por descoordinaciones como la clase de Zumba que las mujeres habían solicitado para poder tener mayor actividad física. Se ofrecieron nuevas fechas para la actividad física, paseos grupales, visitas dentales y oftalmológicas, se informó sobre eventos folklóricos y de celebración que ocurrirán de aquí a fin de año en Cobquecura, abiertos para toda la comunidad. Para finalizar habló el veterinario sobre la Ley Cholito y la necesidad de tener a los animales de compañía bajo una tenencia responsable.

Para finalizar, llegó una funcionara municipal encargada de repartir lanas de manera gratuita para realización de un proyecto con mujeres que quisieran bordar o tejer. Al parecer esto es algo que se hace de manera regular ya que estaban esperando la repartición de las lanas, que esta vez la lana era de oveja y no era acrílica como en otras ocasiones. La finalidad de esta oferta es que las mujeres del pueblo hagan lo que quieran con esta materia prima y que después se expongan los resultados en una muestra los primeros días de febrero. Esta última intervención nos dejó ver que en realidad la junta de vecinos es una instancia que si bien funciona para hacer demostraciones de actividades y promesas políticas, es también un recurso para obtener mediación con autoridades locales, pero también es una oportunidad para las mujeres que habitan en Colmuyao porque parece ser la única instancia en donde las mujeres se sienten en libertad para reunirse sin sus maridos y pedir actividades solamente para ellas.

« Ir a residencia