MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cooperativa de relatos Cerro Mayaca - Centro Cultural Leopoldo Silva - Quillota , Valparaíso - 2018 Residente: Colectivo Escuela Documentales de Barrio
Publicado: 27 de Octubre de 2018
La primera asamblea

La Asamblea es la instancia donde las cabras y cabros dialogan con los dirigentes adultos para que el trabajo se vayan afirmando en colaboración.

Nos reunimos en torno a empanadas y bebidas con la Amy (21), estudiante de pedagogía del barrio las Praderas, Camilo (23), dirigente de la junta de vecinos de El Mirador, Ashly (17), nieta de una de las fundadoras del barrio Aconcagua Norte, Maty, (17) del barrio Las Praderas, dos dirigentes vecinales, un representante municipal y un representante de una ONG cultural.

La cuadrilla juvenil de inmediato tomó la palabra y explicó que durante esta semana participamos de un programa radial, nos reunimos con vecinos, vecinas y juntas vecinales, conversamos con arqueólogos que excavan en las laderas, y armamos una propuesta artística para el gran evento del Cerro Mayaca: el día de los muertos, donde 1.5OO personas llegan a visitar a sus fallecidos.

El proyecto es el siguiente: Portal de Memorias será una cabina negra, donde la gente entra, queda a oscuras, y escucha relatos de vecinos y vecinas que trabajan en torno al cementerio, cuidando a los muertos de los visitantes. Por fuera, el portal parecerá una animita cubierta de flores y fotos con reseñas de muertos ilustres del Mayaca.

Esto para conmemorar la memoria histórica y comunitaria del Cerro Mayaca, que se pobló en torno a su cementerio católico, uno de los más antiguos de Chile.

Se generó una tensión durante la asamblea, cuando el representante municipal respondió a la propuesta con los límites burocráticos y las dificultades de pedir un permiso a estas alturas. Pero los cabros respondieron con una batería de opciones alternativas y lograron salir bien parados. Y el representante finalmente ofreció acompañarnos el lunes a pedir el permiso.

La asamblea sobrepasó nuestras expectativas, y nos dimos cuenta de que el grupo que se va formando es capaz de conducir sus propias ideas. El domingo empieza el armado. El surco del río se mantiene, pero alrededor los colores empiezan a amarillar.

« Ir a residencia