CONSEJO NACIONAL DE LA CULTURA Y LAS ARTES

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Retrato en las Alturas Putre - Ticnamar - Belén, Arica y Parinacota - 2016 Residente: Catalina Garretón Matzner
Publicado: 19 de Septiembre de 2016
Pluriculturalidad

Viaje en avión, destino Arica. Lo último que recuerdo de este lugar es haber visitado el Morro y los famosos tetra a la orilla del mar en la gira de estudios hace 11 años atrás.

Lo primero que llama mi atención es una obra de Eugenio Dittborn en el Aeropuerto de Chacalluta, titulada Historia del Rostro, siento una relación muy estrecha con esta obra y por el trabajo que espero poder realizar con las comunidades de Ticnamar y Belén en el proyecto Retrato en las Alturas.

Hace un tiempo siento el llamado a explorar, descentralizar me. Es por esto que elegí Arica y Parinacota, primera región o quinceava, la más septentrional de todas, donde conviven diversas culturas divididas sólo por fronteras. Carnaval, música, bailes andinos, estrecho contacto con la naturaleza, identidad.

Tengo la suerte de poder llegar a casa de una amiga que conocí en un trabajo anterior, que justamente había trabajado en Belén el año pasado, esas cosas que se tejen al azar y calzan por fuerzas que uno desconoce.
Se siente otro ritmo, es como si el reloj corriera más lento aquí. Me agrada me adapto de inmediato. Conozco a mi mediador en terreno y concordamos en subir el miércoles a Putre, para después tomar la micro inter que conecta a los pueblos de la Ruta de las Misiones por la precordillera, y llegar a Belén. Las micros que te llevan directo a Belén y Ticnamar sólo salen los Martes y los Viernes desde lugares específicos y en un sólo horario, ya que el camino a veces lo cierran por trabajos.

La puna en Putre es fuerte se recomienda hoja de coca o chachacoma, al bajarme del bus la sensación de altura hace que te sientas con exceso de aire, cansancio y mareo, el agua que cae se ve que sube, la luna y el sol se aprecian al mismo tiempo. Soy feliz.

Tuvimos que esperar unas horas ya que la micro que baja a Belén parte a las 14:00, conocí la cede de Parinacota TV la plaza y los alrededores. Me hice un amigo esperando en la plaza que se llamaba Justo, me hablo en aymara y en español me contó sobre sus animales y sobre las festividades que se venían, el no pertenecía a ninguna organización social, decía que se representaba a si mismo. La micro llega y muchas mujeres que estaban vendiendo sus productos en la plaza se suben para volver a sus hogares.

El camino es hermoso, el paisaje inimaginable, intento no quedarme dormida para no perderme ningún detalle. Llegamos a Belén y pude conocer a la otra chica de Servicio País, a la Paramédica de la Posta Rural, a un perrito que despues supe que se llamaba RED y a un arquitecto a cargo de las restauraciones de las fachadas por parte de la Fundación Altiplano. El material que ocupan es la misma tierra de color de las montañas, amarillo, rojo y verde, que la mezclan con el aglutinante del fruto tumbo y la tuna. El resultado es hermoso. Recorrimos el lugar y la energía es potente, la naturaleza y los animales se sienten en armonía, como si los árboles y las golondrinas susurraran los secretos milenarios.

Me presento con las organizaciones sociales y con los niños de la escuela San Santiago de Belén. Les explico el proyecto y los dejo invitados. A los adultos los veo más reacios a la invitación, pienso que es cosa de tiempo ganar confianza y conocerse. La vida arriba al interior es cíclica como la naturaleza, todos son conscientes de sus chacras de pastorear a sus animales y de abastecerse según estos ciclos. Septiembre o SATA QALLTA es época de siembra, espero poder sembrar curiosidad al menos para captar su atención y participación.

« Ir a residencia