MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: A-ISLADAS: poética de los cuerpos huilliche Castro - Quehui, Los Lagos - 2017 Residente: Paula Baeza Pailamilla / Paulamilla
Publicado: 28 de Octubre de 2017
Propuesta proyecto A-isladas con las Hilanderas de Camahue

La semana pasada nos comprometimos con las hilanderas en poner un transporte que las vaya a buscar y a dejar a sus casas, ya que las distancias para llegar a la sede son, para algunas, demasiado extensas. Teniendo resuelto ese solo factor, hace que ellas lleguen muy entusiastas, y haya más presencia de mujeres (se integraron algunas más). Durante el tiempo que hemos estado en Quehui, realizando entrevistas a distintas mujeres y dándonos el tiempo de conocerlas, hemos encontrado elementos constantes: el tejido, la lana, las plantas, la siembra. La tierra, los animales y los saberes de las mujeres son los motores creativos de este proyecto. Nos interesa que ellas puedan trabajar con los saberes que ellas ya tienen, y llevarlos a un espacio de apertura dentro de la isla. Es por eso que les planteamos la idea de realizar un tejido de siluetas de ellas mismas, que puedan tejerse a sí mismas a escala real, haciendo una figura que tenga sus propias características y que puedan integrar los conocimientos del teñido de la lana con las plantas que ellas mismas recogen de sus  tierras: una especie de escultura de ellas mismas, tejida.

Les contamos la idea, les decimos que su trabajo es importante de mostrar a la gente de la isla, a sus vecinos/as y más personas que tengan acceso a este proyecto. Reconocemos su fuerza y admiramos su labor, y en esta presentación muchas se emocionan, les cambia su rostro, están en silencio pero se siente su alegría. Inmediatamente después comienzan a comentar y pensar cómo hacerlo, qué técnicas de tejido utilizar, etc. Hoy contamos con la presencia de Elisa Carvajal, artista de la danza y profesora, quien las invita a movilizar su cuerpo, a tomar conciencia del mismo para poder comenzar a tejer.

Nos reunimos todas en el salón de la sede, en forma circular para reconocernos todas como un gran cuerpo colectivo. Luego de conectar mirada con cada integrante de este cuerpo, comenzamos a poner atención en nuestra silueta interna, imaginando que en cada inhalación esta silueta, como un gran pulmón,  se infla y en cada exhalación se desinfla y cede soltando las tensiones y dolores alojados dentro. Repetimos un par de veces, intencionamos la exhalación en una vibración de la garganta, como un suspiro. Algunas mujeres prefieren no hacer sonido. Llevamos nuestras yemas de los dedos al cráneo, y desde la coronilla, comenzamos a masajear toda la superficie del cuero cabelludo. Luego realizamos un masaje facial. A varias mujeres se le cansan los brazos por tenerlos levantados masajeándose la cabeza, no es una postura común. Cerramos un poco más el círculo y nos giramos hacia un costado quedando frente a la espalda de una compañera, a quién le daré un masaje/activación con mis manos en su espalda y brazos. Luego se abre un eslabón del círculo y todas siguen a una cabeza que guía pulso, ritmo y dirección, van alternando distintas de cabeza. Dos mujeres abandonan la actividad porque estaban un tanto cansadas de cosas que habían hecho el día anterior. Se añade un canto y movimiento danzado para traer energía de la tierra formando una gran  Vilú (culebra) de amor.
Luego se vuelve a cerrar el círculo y en conjunto vamos deteniendo la vibración de esta gran Vilú de amor, juntas vamos tranquilizando nuestra respiración, agitada por el canto, llegando a una aparente quietud. Aplaudimos todas, muchas sonrisas.

Luego volvimos al salón cocina, ya que está más cálido y acogedor para realizar la siguiente actividad. Nos agrupamos en triadas y nos hacemos/recibimos masajes, enseñado en el mismo momento, en antebrazos y manos para prepararnos al trabajo con la lana. Dos hacen masaje a una, y luego cambian.
Ahora estamos listas para trabajar. En este día, técnica fieltro, que ya viene desarrollándose por medio de Servicio País con Ingeborg Godoy.

« Ir a residencia