MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Ventarrón Ñirehuao - Coyhaique, Aysén - 2018 Residente: Juana Guerrero
Publicado: 20 de diciembre de 2018
Seguimos colaborándonos

De regreso a la villa, hemos arrancado la semana re direccionando las intenciones de trabajo en la comunidad, ha transcurrido la mitad de la residencia, entre conversaciones pudimos constatar los resultados de nuestros primeros hitos, cual ha sido el impacto y qué cosas podemos sacar en limpio para desarrollar en el tiempo que nos queda.

Entre las motivaciones y acuerdos  más destacados que surgieron de “comida: la excusa de la sobremesa”, fue que pudimos reunir a la comunidad que solía estar dividida en pro de un objetivo en común: El festival costumbrista de Ñirehuao.

Estaremos trabajando en colaboración con la junta de vecinos, aunque entendemos que la organización propiamente tal corresponde a elles, y nosotres adquirimos algunos compromisos simples, pero estaremos de cerca acompañando todo el proceso. Este hecho nos parece sumamente importante, por lo que acá decidimos  dejar el hito culinario postergado por un tiempo para enfocarnos y concentrar la energía en estas próximas actividades.

Pasada la Navidad llegan nuevos aliados a nuestro equipo de trabajo, en primer lugar Natalia, quien activará un intensivo de sociabilización en torno a la costura a máquina con el club del adulto mayor de Ñirehuao, este tiene como objetivo que elles aprendan a utilizar las máquinas (se las adjudicaron a través de un proyecto), diseñar bolsas reciclables, hacer uso de las telas que poseen y así  tener un stand el día del festival. Terminado el intensivo se suma Mario Londoño, quien estará editando todo el material audiovisual que hemos registrado hasta ahora y el que debemos seguir potenciando durante su estadía y nuestras nuevas vinculaciones con la comunidad.

Se nos acercaron Abram, Alison y Natalia para presentarnos una propuesta, la de generar una escuela de verano para los niñes que siguen en la villa durante la temporada. Conversamos primero entre nosotres para presentarles una propuesta que pudiera unificar lo que ya venimos haciendo y sumar lo que ellos nos plantearon, en definitiva consideramos necesario seguir profundizando expresión en movimiento con niñes que ya conocemos y que han mostrado interés por que esto continúe, por lo que en la junta les propusimos que la escuela tuviese un objetivo claro y que nos permitiera hacer uso del espacio público. Les propusimos trabajar en la creación de un pasacalle inspirado en la flora y fauna, idea que antes habíamos desarrollado con les niñes, para presentarlo en el Festival costumbrista de Ñirehuao, a todes nos pareció bien, entonces dividimos tareas, nosotros realizamos los afiches para convocar y la programación, ellos se comprometieron a armar una carpeta para sustentar el proyecto.

También pudimos agendar  con Gloria y Naya, integrantes de la junta de vecinos, una reunión en donde podamos remarcar la necesidad de desarrollar un trabajo colaborativo y que nos parece que las fechas ya están encima  por lo que debemos poner marcha a comisiones y organizaciones.

El fin es demostrarles apoyo en el trabajo de producción en un evento masivo, falencia que hemos podido detectar. Vamos a incluir en el encuentro la presentación del nuevo hito que vamos a lanzar, “El agite desinhibido”. Queremos vincular a las mujeres de la villa con sus cuerpos, que puedan reapropiarlos y reencontrarse en ellas, necesitamos sus catarsis, pero sobre todo que sacudan, que sacudan todo lo que tienen para mover.

El cuerpo es una envoltura: sirve, pues, para contener lo que luego hay que desenvolver. El desenvolvimiento es interminable. El cuerpo finito contiene lo infinito, que no es ni alma ni espíritu, sino el desenvolvimiento del cuerpo.

Jean luc Nancy.

 

« Ir a residencia