MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Sequía y Movimientos. Montepatria, Coquimbo - 2019 Residente: Javier González Pesce
Publicado: 4 de enero de 2021
17.

Fue en un colegio de las Ramadas que se interesaron en la posibilidad de que yo haga un taller para niños. Me demoré casi tres horas desde Monte Patria, por lo que llegué un poco tarde. La distancia no es tanta, pero el camino es pésimo. El paisaje es muy lindo en el camino a la lejana localidad. Los niños me recibieron con entusiasmo, como así también la profesora (única persona a cargo del colegio). Este establecimiento solo tiene un curso que reúne poco menos que 20 niños y niñas cuyas edades van de los 6 a los 14 años aproximadamente. Todos en una misma sala y con una única profesora quien debe adecuar lo enseñado a los distintos perfiles que las distintas edades implican. Me impresionó mucho saber que la mayoría de los niños y niñas que asisten a este colegio pasan muchos meses al año en las montañas arreando animales junto a sus padres. Toda la familia se adentra en las montañas, caminan durante días para pastorear perdidos en las cordilleras. Este colegio me abre la posibilidad de conocer formas de vida realmente excepcionales y prontas a extinguirse. Se que interactúo con un grupo de niños con experiencias de vida muy distintas a la mía. Pronto realizaré talleres en otras localidades de la comuna, esto me genera mucha expectación y deseo.

Les propongo que hagamos un cuento animado, una especie de película en el pizarrón. Les doy papeles y lápices y los motivo a imaginarse a los personajes de esta historia, lo debatimos de manera grupal. Coinciden en que nuestra protagonista es una mamá cabra con su cachorro, quienes serían acechadas por un puma. Todos dibujan a los personajes y yo, en ase a sus propuestas los retrato grandes en el pizarrón. En la medida que la narración avanza yo borro y dibujo nuevas escenas sucesivamente. Animamos una suerte de cine análogo con plumones y borrador. Logrando sortear relativamente los trágicos episodios de nuestra historia logramos concluir en un final feliz. Las cabras están a salvo y el puma se vuelve vegetariano.

En este proceso noto a un niño notoriamente perturbado. Me habla de la muerte, se porta muy mal, desordena a la clase. En un pequeño receso la profesora me cuenta que su padre murió en la montaña mientras pastoreaba acompañado de su familia hace solo unas semanas.

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia