MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Re-cuerpo Futrono - Curriñe, Los Ríos - 2019 Residente: Nathaly Edubina Cano Reyes
Publicado: 20 de diciembre de 2020
Final Residencia

Creo que cuando una llega a trabajar a una comunidad las expectativas siempre son altas, de poder impactar todo el territorio, de generar comunidad y abarcar a todos quienes habitan estos lugares. Aunque es difícil lograr algo así en tan pocos meses, siempre es bueno tener las expectativas altas para nunca dejar de trabajar y siempre darlo todo con la esperanza de la unión y trabajo comunitario. En Curriñe llegamos con el corazón inflado de muchos proyectos e ideas, los que  poco a poco fueron mutando y convocando finalmente a un grupo pequeño de personas, que si bien al inicio nos desmotivaba el poco quórum, con el tiempo nos dimos cuenta y ahora aún más haciendo retrospectiva, que valoro mucho todo lo que se generó en la residencia, desde los actos cotidianos como lograr que vecinos y/o adultxs mayores que no se veían hace años se reencontraran o lograr viajar a una marcha feminista con mujeres de campo, marcando un precedente en el territorio y también un referente para su entorno, que deseo que al igual que las otras actividades que realizamos con la comunidad, tengan este efecto expansivo de abrir nuevas posibilidades de pensar, de actuar y de re-pensar la vida en el campo, sobre todo en las nuevas generaciones y en las mujeres, que fueron con quienes más trabajamos por afinidad y que finalmente logramos entender eran quienes tenían la mayor necesidad de expresarse y comunicar tanto sus sentimientos como sus aspiraciones. Espero que todo lo realizado tenga repercusiones positivas, que los recuerdos se transformen en nuevas maneras de pensar realidades posibles, y que cada semilla de creación y amor que entregamos y nos fue entregado, logre actuar desde la micropolítica hacia las nuevas generaciones.
Sabemos que el campo es y seguirá siendo un lugar tradicionalmente machista por un tiempo espero no muy largo, pero confío en el poder de la comunicación, la comunidad, la sororidad y la resonancia de querer  un mundo mejor y más igualitario, que fueron lxs principios que siempre tratamos de transmitir y que también recibimos de quienes compartieron siempre con nosotrxs un plato de comida desinteresadamente, una casa calientita para recibirnos de los días fríos y un té caliente  dispuesto a conversarlo para tratar de cambiar un poquito el mundo.

« Ir a residencia