MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Al Des-borde del Camino Huara, Tarapacá - 2019 Residente: Colectivo Pacto
Publicado: 7 de marzo de 2020
Incertidumbres en Pandemia

Nosotros estábamos felices de terminar nuestro proceso creativo con los niños y niñas de la comunidad. Mirar nuestro mural era como la brisa fresca de las tardes de pampa.

Nosotros estábamos felices de seguir paleando el desierto en búsqueda de nuevas voces, de las voces primeras de la primera infancia. Nuestras visitas al jardín nos tenían colmados de risa traviesa por compartir con les niñez más pequeños y nuestra creatividad iba a mil con las tías de las Estrellitas del Desierto.

Nosotros estábamos felices de mirar hacia atrás, hacia el espejo del pasado con la adultez mayor. Nuestras reuniones con la agrupación Ayayai y con la comunidad de la Iglesia de Huara prometían un bello enfoque para el patrimonio fotográfico del territorio, enredando la memoria con hilos bordados sobre las imágenes de los vestigios un tiempo que ya fue y que sigue siendo, sobre las fotografías que son los ojos de lxs niñxs de este presente.

 

Nosotros estábamos felices de seguir, porfiadamente, insistiendo con la municipalidad, con el Liceo de Huara, para que pusieran su atención sobre lxs niñxs y su inquietud manifiesta.

 

Nosotros estábamos felices, pero si algo aprendimos en este viaje espiral hacia la memoria, es que la última palabra siempre la tiene el tiempo y sus caprichos. Si desde Chile, o mejor, si desde Huara caváramos sin parar un hoyo en el desierto, ¿llegamos a China?

 

No hizo falta cavar. China llegó a nosotros en avión, arribando en microscopio en un doctor iquiqueño. El virus nuevo desde Iquique hasta Cavancha (¿en lancha?) y desde ahí a Alto Hospicio, a Pozo y a Pica, rodeándonos y haciendo mutar todo. El calendario planificado perdió todo sentido ahí pegado en la pared.

 

La amenaza virulenta se apoderó de las agendas, de las reuniones y las visitas. No podemos tocar nada, no podemos tocarnos y la mascarilla fue un bozal en nuestra boca. ¿Qué hacemos ahora que no podemos estar juntxs?, ¿Cómo seguir un proceso colaborativo sin mirarnos, sin compartir, sin tocarnos las manos?

 

Es en estos momentos en que la creatividad es un arma poderosa que dispara soluciones. ¿Dispara usted o disparo yo? Acá nadie dispara, nadie desenfunda. Intentamos. La tecnología se vuelve una aliada y buscamos en ella la salida al temor y al encierro. “Enigmas de la pampa” llamamos al juego de rol virtual que lanzamos por whatsapp para seguir imaginando y creando a través del milenario ejercicio de contar.

 

El encierro nos obliga a parar, pero a veces es necesario detenerse para tomar aliento, reorganizar las ideas y pensar con claridad. Quizá lo mejor es no tentar a la muerte que es señora altiva y de respeto. Nos guardamos para mirar lo realizado en estos meses, nos volvemos a Santiago a ver si desde allá vemos mejor.

 

Porque a veces hay que mirar de lejos para ver de cerca.

« Ir a residencia