MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Al Des-borde del Camino Huara, Tarapacá - 2019 Residente: Colectivo Pacto
Publicado: 15 de marzo de 2020
Katarí y el ladrón de nombres: audiocuento a partir del registro.

Salimos de Huara con la frustración de no poder seguir avanzando en este proceso que iba cada vez creciendo en intensidad y profundidad. La pandemia fue como esos remolinos del desierto, que se levantan no se sabe cómo y se llevan a su paso lo que encuentran, porque quieren no más. Ya en casa y encuarentenados, nos dimos la tarea de revisar los registros. Mirarlos fue volver al pueblo, a sus calles, a las conversaciones con lxs niñxs. Fue volver a prender las fogatas en el desierto y re-correr por las ruinas salitreras…

 

Historias de la pampa, personajes fantasmagóricos, ruidos de cementerio, gritos de terror, vientos silbantes, chirridos de puertas, pasos en el costrón de caliche eran posibilidades infinitas de creación… Sacar esos registros a la luz de una manera creativa sería nuestro objetivo para dar un cierre digno a una experiencia única.

 

Nos dimos a la tarea de hacerlos confluir en una creación que fuera posible levantar desde la virtualidad y la distancia física. Para ello, comenzamos a hurgar en la idea de la oralitura y los nuevos medios con nuestros contactos huarinos para ver la posibilidad de crear un relato de audio. Un cuento grabado nos hizo mucho sentido a todxs, dado que la narración oral estuvo presente en muchas de nuestras experiencias nocturnas: fogatas, derivas, paseos y caminatas por la pampa siempre estaban acompañados de lo que la comunidad tenía para contar.

 

Y dado que la noche siempre fue nuestra compañera, qué mejor que jugar con el misterio y el terror. Nuestras visitas al cementerio de Huara, nuestras caminatas en la oscuridad de la pampa, las calles llenas de casas vacías, derrumbadas, abandonadas y casonas antiguas de esplendor oxidado; eran el escenario perfecto para “Katarí y el ladrón de nombres”, título con el que quisimos nombrar a esta experiencia final. Ese ladrón, al que no se nombra en día martes, sería el famoso Pije del que todxs nos hablaron.

 

A través de la virtualidad y echando mano a las grabaciones de lxs niñxs,  fuimos imaginando escenas, personajes y lugares. También fuimos  recibiendo opiniones, modificaciones, sugerencias, etc. hasta que logramos un texto final. Por otro lado, buscamos a las personas con los conocimientos técnicos y profesionales adecuados para darle forma sonora a la idea. ¡Nuestros registros salieron a la luz a través de un audiocuento de terror!

 

 

« Ir a residencia