MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cahuín, reunión alborotada en el Budi Saavedra - Puerto Dominguez , La Araucanía - 2019 Residente: Tanya Andrea Hirsch Medina
Publicado: 10 de enero de 2021
La primera narración no oral de la historia de Kalfu Lemu fue virtual, infantil y colaborativa

A mediados de marzo, la llegada del coronavirus canceló todas las actividades y proyectos colectivos. Ni alcanzamos a despedirnos. Los niños y niñas de Puerto Domínguez y Mari Meli Lof dejaron de ir al colegio y sus padres se volcaron por completo al trabajo en el campo. En nuestro grupo de whatsapp, los chicos y chicas se quejaban del aburrimiento del encierro entre la tele y el celular y del tedio de las clases escolares online. En un minuto intentamos entusiasmarles haciendo una especie de diario de vida audiovisual de la vida en cuarentena. Un par de ellos mandaron videos, pero no prendió. No había nada que les motivase. El grupo se convirtió en saludos y chequeos ocasionales, para asegurarnos de que todo estuviera bien.

 

Nosotros nos quedamos en Puerto Saavedra donde al menos había un jardín y una playa vacía donde ir a despejarse sin poner a nadie en riesgo. Tras reuniones de equipo, conversaciones con Red Cultura Temuco y Valparaíso, con la montajista y la animadora, decidimos terminar la película con la entrevista hecha al lonko Juan Painen. Así, la primera parte contaría la historia de Quechocahuín al noreste del lago Budi, y la segunda  contaría la historia de Kalfu Lemu, al sureste. Pasamos los meses esperando que los contagios bajasen para poder hacer el estreno de la película en Puerto Domínguez a modo de celebración post cuarentena. Pero ese día no llegó.

 

Decidimos hacer un cierre virtual. Creamos el canal de youtube Kalfu Lemu para que la película quede a disposición de quienes quieran verla cuantas veces quieran y así combatir esa tendencia de ciertos grupos que han venido y se han ido sin dejar acceso fácil al producto. Nos juntamos al aire libre con Juan Painen, para grabar unas locuciones y conversar algunas ideas para finalizar la película. Visitamos a Juana Huentén y su hija Flor en Llangui, también a campo abierto, para grabar más locuciones. Tuvimos reunión virtual con Canal 8 para hacer un estreno oficial a través de su señal análoga y a la vez en sus redes sociales. También coordinamos con las radios Werken Kurruf y La Voz del Budi para que la emitieran a modo de radioteatro. Pusimos como fecha el 8 de enero.

 

Decidimos, además, diseñar un libro para repartir entre los participantes de la residencia, que sirviera de recuerdo material de este último proyecto colectivo antes del encierro, con la historia de los distintos paseos y actividades contada a través de fotos. También incluyó un código QR y link al canal de youtube que hospeda a la película y una trivia al final con preguntas interactivas sobre la experiencia. Lo hicimos nosotros ante la dificultad para encontrar diseñadores que pudieran hacer el trabajo con la poca plata y tiempo que quedaba, y que tuvieran boleta.

 

Finalmente, enmarcamos el mapa gigante que hicieron los niños y niñas e imprimimos fotos en gran tamaño para dejar en la delegación de Puerto Domínguez y la Casa de Cultura y la oficina de Interculturalidad de Puerto Saavedra. La idea es que los chicos y chicas se vean en los muros de los centros de organización social cultural locales, como parte de ellos, y recuerden que hicieron un trabajo colaborativo y cultural de principio a fin.

 

Luego de ir a buscar todos los encargos a las imprentas y vidriera de Temuco, pasamos las fiestas y el 7 de enero repartimos las fotos y el mapa y entregamos los libros a todos los participantes junto con una invitación a ver el estreno al día siguiente. Rechazamos invitaciones a pasar y a comer, conversando al aire libre cubiertos de mascarillas y alcohol gel. Costó, porque los reencuentros fueron emotivos.

 

El 8 de enero fuimos al canal, nos entrevistaron y se estrenó la película. Un promedio de 40 personas nos vio en vivo sólo por Facebook. Tuvo 55 likes, fue compartida 15 veces y sumó 33 comentarios. Además se transmitió por televisión abierta y las dos radios. Fue muy intenso recibir todos los saludos de quienes participaron y de otros/as tantos/as que no. Quedó el compromiso de ser re-emitido y de que apenas mejore la situación de salud se organice una exhibición presencial.

 

Es la primera vez que la historia de Kalfu Lemu es contada en un formato distinto del oral. Y lo hicieron los niños y niñas que lo habitan, mediante el registro en video de recorridos y entrevistas.

 

« Ir a residencia