MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Agua, Transito y Memoria Colina - Lampa, Región Metropolitana - 2019 Residente: Organización Comunitaria y Cultural La Finca
Publicado: 23 de junio de 2020
Ngenko (Por Jocelyn Muñoz)

 

Todos quienes somos parte de la Biosfera estamos en conflicto, somos parte de esta corriente ilustrada del pensamiento que hace de la vida un recurso propio, somos parte de una intensa historia civilizatoria que destruye los entornos de vida.  Lo cierto es que, mas allá de una crisis, lo que existe es un conflicto, una disputa donde los grupos de interés económico destruyen a escalas infinitamente superiores y se desmarcan de toda responsabilidad. En el Código de Aguas, establecido en la dictadura y remozado en democracia, se privatiza y desvincula de la tierra el vital Ngenko. A través del código de aguas, el estado chileno se desentiende de la inmensa devastación provocada por la usurpación a gran escala.  Esto implica, por ejemplo, que cualquier persona que posea el derecho (o lo haya comprado a quien lo hizo) puede dejar sin agua a quien vivía de ella. La conservación de la biodiversidad o el uso común o “racional” no tienen relevancia ante la Ley. Volver a poner en el centro de nuestros deseos, la persistencia de la vida y el equilibrio entre las formas de vida, implica un compromiso con el presente y salir de la indiferencia que nos separa de las luchas por su recuperación.

 

En Chile, el mercado ha alterado todas las formas de vida relacional, las hidroeléctricas han desregulado los cauces de los ríos, las forestales drenan el agua de las napas subterráneas, la industria pesquera saquea las aguas saladas y las mineras extraen el agua a 50 litros de agua dulce por segundo.

 

Es importante entender ahora, que los cambios por vía institucional no son ni serán garantía de un cambio ni el ajuste de antiguos equilibrios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

« Ir a residencia