MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cuentos naturales Purén - Malleco, La Araucanía - 2017 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 30 de Noviembre de 2017
Llahueñma Domo

Y seguimos conversando acerca de los pillán buenos y confeccionando uno. De a poco aparecen historias, muy de a poco, como estamos haciendo un pillán nos parece una buena idea hacerle compañía para que no esté solo, creemos que siempre es buena la compañía. Hoy estuvimos con Yaneth armando lo que sería la compañía del pillán, conversamos acerca de algunos pillán, también del universo e historias de la cosmovisión mapuche, Yaneth nos guía en esto con mucha amabilidad. Hoy nos juntamos con ella y su pequeño hijo Huenulef, a Yaneth le gustaría que aprendiese artesanía, me parece muy lindo de su parte ya que unos días antes vimos de casualidad que Huenulef dibuja hermoso sin ver nada, solo con su imaginación y memoria. Con Yaneth hoy conversamos acerca de Llahueñma Domo, que significa mujer aprendiz de machi, la historia de esta domo es un espíritu de mujer que se sanó con hierbas medicinales y es una espíritu amiga de la machi. Esta historia nos parece que coincide mucho con el domo geodésico que hicimos con la comunidad para plantas medicinales, es una gran coincidencia de nombres también. Con esta gran coincidencia tenemos que confeccionarla. Con Yaneth lo primero que hacemos es ir a buscar varillas de mimbre para después pelarlas con una cuchara sopera y un palito, mientras hacemos esto, nos dedicamos a conversar ya que hay que ir paso a paso, y Yaneth dice que le gusta dejar todo ordenado, varillas peladas en un lado, y las partidas en el otro también separadas por su grosor, dice que así se trabaja mejor

Mientras hacemos este trabajo, llega Huenulef y se sienta a observar y dice “yo quiero aprender” él tiene 10 años, nos damos cuenta que quiere aprender porque tiene ganas de verdad, entonces toma unas varillas y comienza a torcerlas muy concentrado preguntando como se enrollan entre sí, mientras sus primos dan vueltas por ahí jugando. Ese mismo día con Huenulef pudimos ver un remolino de tierra, esto es lo maravilloso de estar al aire libre, poder ver este tipo de fenómenos naturales que no pasan todos los días. Después nos fuimos a sentar y seguir confeccionado a Llahueñma Domo con Yaneth, dejando que la imaginación pueda ir abriendo caminos en la creación y la vida.

« Ir a residencia