MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cruzar el paso... Pargua - Calbuco, Los Lagos - 2018 Residente: Viviana Silva Flores
Publicado: 16 de noviembre de 2018
El lugar que habitamos. Preguntas sin respuesta

Las memorias son difusas, complejas, móviles, híbridas. Se traspasan entre generaciones, mezclan realidad con experiencias subjetivas, se nutren de relatos oídos, escuchados, de sensaciones vividas, de imágenes.

Nos encontramos en Pargua trabajando en torno a las memorias de las comunidades. Recopilando oralidad, emociones, sensaciones, diferencias de opiniones a través de la realización de diversos ejercicios visuales que finalmente, gracias a lo que ellas y ellos han planteado bajo nuestra propuesta de tejer, nos llevarán a conformar diversas instalaciones por agrupación para sus comunidades. Para ello, nos hemos reunidos con tres comunidades mapuche-huilliche, una junta de vecinos formada por mujeres agricultoras, y hemos visitado en dos oportunidades a las y los niños del colegio de Pargua, peques de segundo y tercero básico con quienes hemos mapeado el territorio en busca de las memorias de la infancia. También, hemos compartido momentos con los niños y niñas del Jardín Avellanal, donde vamos a trabajar tejiendo un cerco.

Las inquietudes y memorias de las niñas y niños son tan interesantes e importantes como la de “los grandes”. Lamentablemente muchas veces las dejamos fuera de los relatos considerándolas poco relevantes, inmaduras, insuficientes. Este año hemos querido incorporarlas, que sean parte. Así, con los peques nos hemos sorprendido. Sus preguntas, sus inquietudes, nos encantan, porque son directas, sin tapujos. Ellxs dicen lo que piensan y la imaginación la dejan volar… Si bien, desconocen muchas historias de su territorio dada su corta edad, tal vez somos los adultos quienes no les estamos enseñando sobre nuestro pasado y preferimos dejarlos con un móvil conectado a internet jugando, en vez de transmitir el cotidiano de la vida en el campo, de la historia familiar, del lugar que habitamos…

Este miércoles regresamos a la Escuela. Esta vez al tercero básico con quienes pasamos una mañana conversando, dibujando, observando fotografías y objetos que llevaron para compartir, para sorprendernos y pensar en aquello que conocemos y que desconocemos. Me llama la atención que, en cada uno de nuestros mapeos, tanto adultos como niñxs reconocen sólo el sector en que viven como su territorio y no así Pargua, la localidad que geográfica y políticamente los agrupa. Es decir, no se consideran parguinos, si no, personas de Chayahué, Abtao, Colaco, Avellanal, Punta Coronel, Astillero, Punta Auco. Parece ser que Pargua es sólo un lugar de paso, donde está la Escuela y los pequeños supermercados, donde está el transbordador para el Canal de Chacao. Me pregunto entonces ¿qué significa el territorio? ¿Cómo nos aproximamos al mismo? ¿Cuáles son las experiencias, las diferencias, distancias y aproximaciones que nos genera ser de un lugar u otro? ¿Qué pasa cuando no nos sentimos parte de ninguno y a la vez, parte de todos? Preguntas sin respuesta…

 

« Ir a residencia