MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cruzar el paso... Pargua - Calbuco, Los Lagos - 2018 Residente: Viviana Silva Flores
Publicado: 9 de Octubre de 2018
Guatita llena, corazón contento… Encuentros con el cariño.

Hoy ha sido un día movido. Hemos ido de reunión en reunión, encontrándonos con las presidentas y directivas de diversas comunidades Huilliches, en lo que se conoce como Pargua Rural.

Por la mañana bien temprano, empezamos el encuentro con Sebastián de Servicio País quien nos llevó a su reunión de trabajo con la Comunidad de Maulicán en el sector Avellanal. Allí estaba su directiva, la señora Maritza y la señora Eliana, quienes nos recibieron con mate, huevito, una pasta de atún riquísima y mucho calor de hogar. Entre historias, bromas y reflexiones en torno a la educación en las escuelas sobre cultura y cosmovisión indígena, entablamos los primeros diálogos respecto a lo que será la residencia. También conversamos muchísimo sobre medio ambiente, el cuidado de los humedales, el resguardo de la flora nativa y sobre el respeto de la sabiduría ancestral. Sobre la residencia nos contaron que tienen ganas y curiosidad, ya que ellas no fueron parte de la que hubo en esta localidad el año pasado, por lo que les tinca ahora sumar. Así, entre mates, críticas al Estado y muchas risas se nos fue la mañana en la casa de la señora Eliana.

Tras ello, salimos de prisa rumbo a la casa de la señora Otilia, presidenta de la comunidad Reñinhue que está al otro lado de la carretera, por Chayahue. Ahí estuvimos unas cuantas horas más conversando con ella y su familia sobre la residencia (que ellos sí que conocen), así como sobre la cultura Huilliche, las salmoneras, la contaminación del mar y la artesanía perdida. En medio de la charla, nos enseñó sus hermosos trabajos, que ella y su familia fabrican con lana a telar y con manila, respecto a lo cual hablamos de juntas trabajar. Después nos dio a probar “mella”, una comida antigua en base a papa dulce con azúcar que estaba riquísima.

A la salida de su casa fuimos rumbo al conchal que está la final del camino, del cual todas nos hablaron, porque hoy, al estar baja la marea se volvió a asomar.

Es un conchal muy grande a orilla de playa que está todo destruido y mal cuidado, con basura tirada en medio, lo que fue la gota amarga del día. Aun así, como hoy hubo sol tras la granizada y tormenta ayer vivida, aprovechamos de hacer muchas tomas en esa orilla. Finalmente, nos volvimos a reunir con la señora Isabel, quien nos invitó para mañana a un encuentro de palin entre comunidades que se llevará a cabo rumbo a Osorno, por lo que tenemos que con ellos viajar. Así que mañana nos toca también un día largo, desde muy muy temprano, junto a la Comunidad Huilliche Punta Auco quienes hoy nos dejaron también, con su cariño, un rico pan amasado.

« Ir a residencia