MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Gráfica textil agrícola. Pozo Almonte - Las Quintas, Tarapacá - 2016 Residente: María Lorena Figueroa Reyes
Publicado: 21 de octubre de 2016
La salitrera

Ya llevo un tiempo en este lugar y he podido conocer e indagar en las formas que adquiere la agricultura en este sector. Durante este tiempo he podido conocer en profundidad como viven las personas en este lugar y no deja de llamarme la atención un tema que aparece reiteradas veces en las conversaciones que llevo a cabo con los habitantes de estas tierras: la contaminación ambiental con la que se convive en el sector de Las Quintas, aquí en Pozo Almonte. Quise averiguar más, luego de que muchas personas mencionaran que cerca de los campos de plantaciones de esta toma hay un espacio altamente contaminado. Cabe reiterar que este espacio de chacras es gestionado por medio de proyectos municipales dependientes del INDAP o la CONADI, como mencioné en la bitácora anterior donde tomo el tema de las chacras.

Me acerque con esta inquietud a don Edwin López, encargado de cultura del municipio de Pozo Almonte, quién me confirmo la existencia de una ex salitrera llamada Oficina Carmen Bajo, la cual se mantuvo activa entre los años 1872 – 1930.

Junto a don Edwin fuimos a las ruinas de esta salitrera. Los vestigios que se pueden ver muy cerca del sector las quintas, son fortificaciones de piedras, de lo que antes fuera una edificación, bastante más pequeña que las que he podido ver en otras oficinas salitreras de esta comuna.  En ese lugar se extraía el salitre, que se trasladaba por medio de mulas hasta la línea del tren que bordeaba el cerro que está al lado oeste del sector. La línea del tren llegaba a una estación llamada el Sector de Salitreras que quedaba fuera del radial habitacional. Esta oficina salitrera dejó de funcionar en el año 1978, varios años después de la decadencia del salitre en los años 30. Estando en este lugar se puede ver también otro vestigio; las tortas de residuos de dicha salitrera.

Posterior al tiempo en que este espacio funcionó como oficina salitrera, se instala en este lugar una empresa llamada Sometal, que se mantuvo en estas instalaciones aproximadamente entre los años 1981-1982. Esta planta se dedicaba al procesamiento de metales pesados y preciosos. Esta compañía minera dejó sobre el suelo una gran mancha de color rojizo que delata diversos minerales, entre ellos el plomo, además de otros derrames de ácidos contaminantes. Debido al clima árido de este territorio, la tierra está muy suelta y vuela día a día con el viento que se levanta durante las tardes en este sector. El viento que se levanta cada tarde corre en dirección poniente, haciendo que toda esa contaminación se levante y llegue a los cultivos instalados en el sector de las chacras.

A este fenómeno debemos sumarle la irresponsabilidad que maneja tanto el municipio como muchas personas particulares en cuanto al manejo de la contaminación. A simple vista se puede ver que muchas personas particulares botan sus escombros en este sector en vez de ir al vertedero municipal, que según ellos mismos dicen queda muy lejos y es de difícil acceso. Por otro lado la Municipalidad de Pozo Almonte utiliza los materiales de la torta de residuos para construir caminos, en vez de hacerse cargo de este foco de contaminación.

El sector  de Las Quintas es un sector marginado del resto de la comuna, que recordemos surge de una toma ilegal. En un principio las casas no estaban tan cerca de estas plantas de residuos, sin embargo, a mi parecer, al menos era visible que la comuna seguiría creciendo hacia este lado sur del sector. El acercamiento de las casas comenzó a crecer debido al aumento de la población y eso quizás está fuera de control, porque se mantendrá la ubicación de la comunidad en este espacio. Sin embargo, lo que más me llama la atención es que los cultivos estarían totalmente contaminados, debido a la dirección del viento y que nadie parece percatarse de la gravedad de este asunto. Me pregunto un poco confundida: ¿Qué tipo de metales pesados traerá consigo el viento? ¿Será corrosiva esa tierra rojiza que se arrastra desde la salitrera?  ¿Cuánto tiempo más sobrevivirán las plantaciones de estas chacras si no nos hacemos cargo de la basura acumulada tan cerca de este sector?

Esta información pareciera que es desconocida por las autoridades y por la comunidad ya que no hay un estudio científico que avale todo lo que yo menciono y parece ser una información que solo manejan algunos, sin embargo es un tema que sale en varias de las conversaciones que mantengo con los pobladores del sector. Espero que nada grave ocurra, como ha pasado en otros lugares cercanos a minerales pesados. Esta vez espero que el tiempo no me de la razón.

« Ir a residencia