MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Color - imagen de la tierra de los fuegos compartidos Porvenir, Magallanes y Antártica - 2016 Residente: Lorena Véliz Flores
Publicado: 30 de septiembre de 2016
Primeras impresiones

Escribir en un relato las impresiones primeras  de esta residencia, supone  detener la mirada y el quehacer para ordenar ideas…Impresiones, vivencias, viajes, de esta primera semana que resulta ser un tiempo distinto a las semanas habituales. Otro cielo, otro clima, otro territorio, personas nuevas, acogida, llegada, maletas gigantes, bártulos que  en ocasiones parecen inútiles, otras veces indispensables; aportes que ayudan a establecerse en este, para uno, transitorio hábitat, para los residentes, espacio de  vida y crianza de generaciones.

Escuchar el  sonido y los silencios de un pueblo costero,  en una isla gigante, de historia tan fuerte   e intensa como sus vientos y sus fríos…La Tierra de Los Fuegos Compartidos…

Lo primero que me impacta, es la honestidad de su historia, el cómo describen y escriben en diversos relatos e imágenes, la tremenda noche del exterminio de los pueblos australes, donde guanacos “indios”, ballenas, todo fue mercancía…asentamientos que nacen a sangre y fuego, la muerte de algunos fue la riqueza de otros…imposible imaginar, para uno, la vida en esa relación agreste y en este clima, donde el invierno es noche eterna y el verano una interminable luz…

A diferencia de otras  latitudes, acá el exterminio fue total, nada quedó de esa memoria, de esa lengua, de ese habitar, salvo las imágenes fugases de curas y exploradores, que lograron documentar ceremonias extintas, donde el poder y el temple de vivir casi desnudos en estas tierras se adquirían en secretas y mágicas iniciaciones…los espíritus poderosos de la naturaleza, haciendo carne los aprendizajes…luego guanacos trocados en ovejas; pampa libre en estancias ganaderas; canoas de madera, fragilidad absoluta, en pesqueros  e industrias del petróleo.

Qué poderes perdimos de aprender de estos gigantes poderosos? Que magia perdimos , como pueblo, de aquellos cuyo paso apenas marcaba el territorio de sustento?

Y luego esta gran historia de los que surgieron hasta hoy, de los que fueron capaces de quedarse, de los que pasaron y desembarcaron para siempre. Vida hacia adentro de casas abrigadas , donde los tiempos  los marca el viento y el oceáno, la pampa infinita, los cielos  lavados siempre por aires y aguas  recién llegados del sur absoluto y polar. Desde aquí todo es norte, todo es lejos. Los vecinos son del país del lado, cada travesía supone cruzar un pequeño país deshabitado, distancias que sólo un magallánico sabe poblar…

Intenso desafío, rápidas alianzas, todo dispuesto para iniciar color imagen de la tierra de los fuegos compartidos.

 

« Ir a residencia