MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Fanzinoteca Espigadoras en Campamento Manuel Bustos. Viña del Mar - Campamento Manuel Bustos, Valparaíso - 2016 Residente: Natalia Matzner con “Fanzinoteca Espigadoras”
Publicado: 13 de octubre de 2016
Ya se viene la Imprenta

Nos encontramos justamente a la mitad de la Residencia y de nuestra llegada a terreno. Evidentemente los objetivos han cambiado, ya que un proyecto de arte colaborativo por naturaleza hace mutar sus metas una vez que conoce corporalmente el terreno. Hacemos un proyecto, con fechas y objetivos. Llegamos al lugar y todo se descontrola. Como siempre se ha descontrolado. Pero esta vez más. No conocemos el terreno. Llegamos sin mediador. Allá a la gente no le gusta del Estado ni el Consejo de la Cultura. No existen espacios comunes para difundir las actividades. Los diagnósticos entregados pueden ser útiles, pero no hay nada como la carne, el cuerpo, que soslayan los estudios cualitativos y cuantitativos. Debemos empezar de nuevo desde la sorpresa.

Ahora entendemos que vamos a hacer 3 acciones, una triada, como meta principal en la residencia:

–  Conformar una Editorial Casera en un lugar del Campamento. Equiparla con elementos como: multifuncional, guillotina, papeles, grapadora de brazo largo, equipo de serigrafía artesanal y estampación, etc… Para ello es importante conformar un grupo editorial que provengan de diferentes representatividades del Campamento Manuel Bustos.

– Crear una Publicación Comunitaria (Fanzine) en la cual haya representatividad del Campamento en su completitud. Debido a la dificultad de realizar difusión de las actividades, nos comprometemos a avisar esta semana a todas las dirigentas de las actividades actuales y los talleres de noviembre.

–    Crear una fanzinoteca para el campamento: nos han donado fanzines desde Chile, Perú, fuera del continente. De muchas partes! Esto ayudará a comenzar la fanzinoteca.

Ahora estamos en plena etapa de talleres, de conocer a la gente y de buscar contenido para la publicación comunitaria. Estamos en la etapa más etérea, de lo simbólico, del encuentro entre lo intuitivo y lo cultural, de derrumbar prejuicios y todo lo que sucede cuando se conoce gente nueva (y cuando queremos que trabajen juntos gente que lleva años enemistada pero ya ni recuerda porqué). Ahora, a su vez, preparamos la difusión para las actividades de noviembre, que serán una seguidilla de 4 talleres prácticos, de un oficio que necesita de unas cuantas manos al mismo tiempo, es decir oficio que estrecha los lazos de la comunidad.

Acá una fotografía en el Centro Cultural y Colectivo Teatral La Mandrágora en un taller que les dimos este jueves. Qué buenos dibujantes hay ahí madre mía!

 

« Ir a residencia