MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Pasajero, ser humano Pelluhue, Maule - 2018 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 19 de enero de 2019
Ardua semana

Esta semana con la comunidad artesana hemos estado en la etapa de la instalación de la tela mural que “pintamos con lana”, poniendo los ojales, dándole forma a 2 tejedores y confeccionando un telar sobre una malla de alambre para poder simular un telar, en estas actividades hemos tenido algunas dificultades más bien técnicas, pero que les hemos podido ir dando solución entre tod@s. La parte de los ojales la hemos tenido que ir reforzando ya que la primera vez que colgamos el telar mural algunos de estas se soltaron, pero las volvimos a cocer con varias vueltas de costuras de refuerzo. En la parte de la simulación del telar hicimos 2 propuestas, la primera fue con telar de clavos con los colores del cielo, hicimos varios cuadros que después unimos con crochet, extendimos este telar pero no nos convenció a tod@s, luego después en tiempo maratónico fuimos en busca de una malla de alambre para tejer las lanas también con los colores del cielo, realmente queríamos ver cómo quedaría, se acercaba más a la idea así que la enganchamos en los cáncamos. Aún tenemos dudas de si ésta le viene o no, la pondremos igual para verla y analizarla escuchando los comentarios de la comunidad. Durante la semana la comunidad tejedora se enteró de que comenzará la fiesta de la frutilla, y por este motivo querían tener listo el telar mural para presentarlo, ya que como estamos en temporada de verano se sabe que vendrán muchas personas, así que toda esta semana estuvimos preparando todos los detalles, ya que la comunidad se veía muy entusiasmada de poder presentar las tradiciones de la zona con diferentes técnicas que se utilizan con la lana.

Nos reunimos muy temprano en la mañana para alistar la tela mural y el telar, no es tarea fácil porque estos días hemos tenido ayuda para engancharla en la madera y nos hemos estado subiendo a una camioneta para alcanzar la altura. Arreglamos a l@s abuel@s tejedores en su escaño para que aprovechen el pañecito, y pusimos unas canastas de mimbre con sus lanas para que puedan tejer. Aprovechando la fiesta de la frutilla, a la comunidad se le ocurrió la idea de invitar a la alcaldesa para que pudiera ver la obra colectiva, utilizando este espacio de tierra que quedaba entre medio de la feria artesanal de Curanipe, el cual ella autorizó para que lo ocupáramos. La alcaldesa de Pelluhue con algunas autoridades fueron a ver una parte del proyecto, y los turistas también se acercaron, muchas personas se tomaban fotos con la tela mural preguntando cuanto tiempo nos habíamos demorado, y qué representaban los dibujos, creemos que esto está dando resultado ya que se comenzó a generar una interacción mayor de la que imaginamos.

Este día fue sorpresivo, ya que esta inauguración fue pensada 2 días, antes de este 19 de enero, aunque creemos que es más bien una pre-inauguración y que aún faltan cosas por arreglar y terminar, pero ya se comenzó a generar una interacción entre esta tela pintada con lana y las personas, esperamos que esto se siga expandiendo entre comunidades, enseñándose saberes y que sea una fuente de inspiración entre ell@s.

« Ir a residencia