MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Pasajero, ser humano Pelluhue, Maule - 2018 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 22 de marzo de 2019
Despedida en escuela Cardonal

Hoy muy temprano por la mañana nos fuimos a la escuela Cardonal para reunirnos con los alumnos, profesores, artesan@s y vecin@s, para dar cierre al proyecto. Teníamos todo organizado para el día de ayer jueves, pero por motivos personales de los profesores tuvimos que cambiar este cierre para el día de hoy a las 10:00 am. Llegamos a Cardonal y entramos a la sala de reuniones que nos facilitaron l@s profesores y la comenzamos a arreglar para recibir a la comunidad. Uno de nuestros objetivos en este regreso al territorio fue trasladar la simulación de telar a la escuela Cardonal, para que quedara en un lugar seguro. En una bitácora anterior explicamos que quedará en exhibición en la escuela como un gran cuadro donde la tela que contiene diversas técnicas textiles representando tradiciones, flora y fauna de la zona, será desmontable para que los artesan@s puedan exhibirla en otros sectores cercanos, como ya se hizo en la temporada de verano.

Para dar fin a este proceso, invitamos a l@s vecin@s y preparamos una presentación en diapositivas, mostrando fotografías y videos de las actividades que realizamos en conjunto, lo que más nos gustó fue ver las expresiones de los vecin@s al verse plasmados en estas imágenes proyectadas con un data, donde se miraban entre sí y reían, también recordando lo que había ocurrido en esos días, haciéndose chistes entre ell@s. Estas proyecciones las hicimos sobre una tela que cubría la pieza hecha con la comunidad. Al terminar de ver las imágenes llamamos a las artesanas para que descubrieran la obra a sus vecin@s, ell@s aplaudían reconociendo el lindo trabajo que salió de sus manos, después de esto nos quedamos conversando en forma grupal sobre la experiencia, y los mismos vecin@s preguntaban y se interesaban sobre las distintas percepciones que teníamos nosotros los residentes y la comunidad acerca de este proyecto. También nos preguntaban si volveríamos con algún otro proyecto para Cardonal, aquí llegamos por azar les decíamos, así que la verdad nunca se sabe, ojalá pudiéramos volver a trabajar en este sector, ya que descubrimos a personas muy cálidas y con muchos saberes, la comunidad nos contó que a l@s profesores de la escuela les gustaría que ell@s les entregaran esa sabiduría a sus alumn@s en talleres, ell@s muy abiertos nos decían que les encantaría ir para poder compartir con l@s niñ@s para que estas tradiciones perduren en el tiempo. También llevaron un segundo mural pintado con lana donde estaban las aves que hicimos, para mostrarlo a los asistentes, nos señalan que aún no está completamente terminado pero que quieren seguir representando flora y fauna, nos pusimos muy alegres porque este mural textil lo elaboraron en febrero, cuando nosotros no estábamos. Esto nos dice que este proyecto podría dejar abierto este espacio como un comienzo, para que sigan perpetuando lo que llevan dentro l@s artesan@s, además otras comunidades de Pelluhue nos han dicho que quieren seguir la idea de lo que resultó aquí, plasmando con técnicas textiles el entorno. Después de conversar con un poco de nostalgia comenzamos ya a despedirnos sacándonos fotos grupales y dándonos abrazos, agradeciéndonos por todo lo que ocurrió en estos meses, sin darnos cuenta hicimos lazos que nunca se borraran de nuestra memoria, además dejando un registro palpable de todo este proceso creativo. Antes que los niños volvieran a entrar a su clase, ordenamos unas mesas en la misma sala para compartir un tentempié, en un estante frente a estas mesas colgamos unos parches de tela que imprimimos con imágenes del mural textil, nos conseguimos una sábana blanca e imprimimos con técnica de sublimación, los niños preguntaban qué eran y ahí les dijimos que eran para ell@s y las personas de la comunidad, también los barquitos de papel de colores que hicimos en conjunto eran para ell@s, así que ahí empezaron a elegir colores. Después de esto l@s niñ@s se fueron corriendo a su clase, y el resto de la comunidad comenzó a regresar a sus labores habituales, nos quedamos ordenando la sala y despidiéndonos de las personas que trabajan en la escuela, salimos de la sala, había un lindo día soleado, pero con mucho viento frío, como cuando llegamos el año pasado en octubre. Miramos la escuela Cardonal dando las gracias por habernos acogido, ya que este espacio fue la base que nos ayudó a generar las redes necesarias con las personas habitantes de este hermoso y tranquilo territorio, aquí en la costa del pacífico sur.

Gracias a toda la comunidad de Cardonal, Curanipe y Pelluhue por su tiempo y ganas de compartir con nosotros, esperamos poder volver a encontrarnos y poder crear en conjunto más historias tejidas, con nuestras palabras, nuestras manos y nuestra imaginación.

« Ir a residencia