MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Poéticas del desierto. Habitar en la memoria y el olvido Alto Hospicio - Sector Santa Rosa (ex La Negra), Tarapacá - 2017 Residente: AMUKAN Editorial Itinerante
Publicado: 4 de noviembre de 2017
Creación colectiva de un libro de saberes ambientales

Es nuestra primera reunión de trabajo en torno a saberes ambientales practicados por habitantes de Alto Hospicio. Aparece con fuerza el problema de los socavones. La ciudad está mal construida sobre cuevas de sal que se horadan con los flujos de agua que escurren de las cañerías en mal estado. Alto Hospicio está lleno de socavones, las casas y las calles se hunden. Situación que se ha agravado con los terremotos de los últimos años.  Para muchos hospicianos está prohibido tener jardines por lo que entienden es norma municipal.  Esta prohibición pretende prevenir los efectos del riego en el suelo y la formación de agujeros en la tierra, por lo tanto, no es cosa de plantar un árbol así no más. Esto explica la falta de verde en un territorio fértil, seco pero con una tierra llena de nutrientes, acá se da de todo, nos dicen, pero está prohibido plantar. Hablamos sobre las experiencias de vecinos que tienen sus huertas en camas altas, o los que tienen plantas en macetero e incluso composteras.

La señora Ángela Rojo, presidenta de la junta de vecinos de Mujeres emprendedoras II, lleva años organizando a la comunidad en las gestiones de reparación de viviendas y calles que han sido afectadas por los socavones. Luis Bravo, reparó junto a su familia su casa, creando un subterráneo de dos metros, que le permitió dejar los cimientos de hogar sobre tierra firme y no sobre la frágil costra de sal sobre la que están construidas el resto de las viviendas. Cuando va a temblar se siente un sonido y una vibración intensa bajo tierra. Por las noches, cuando acá se disfruta del silencio más absoluto, se oyen a lo lejos los crujidos y sus ecos, y algunas veces, ya no lejos, sino bajo los propios pies, fuertes golpes: es la tierra que sede con bruscos aunque milimétricos movimientos, desestabilizando toda la estructura de la casa. O son los fantasmas que caminan por las cuevas subterráneas de la pampa…

 

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia