MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Germina Digna Rosa Centro Cultural Violeta Parra - Cerro Navia, Región Metropolitana - 2018 Residente: Paula Salas Mella
Publicado: 16 de abril de 2019
Debut y despedida

El martes fue un día de despedidas. Ordenamos todo en la bodega de la Casa Escuela y dejamos los lockers donde guardábamos las cosas a disposición de Francisco, Ester y Camila, quienes continuarán el proyecto y se quedarán con los restos de materiales. Nos despedimos de quienes nos ayudaron ahí. Luego de eso nos fuimos a la Digna Rosa. Habíamos citado a les niñes a las 17 hrs, y comenzaron a llegar incluso antes de lo presupuestado. Aprovechamos de ordenar con elles y preparar lo necesario para la actividad.

Primero, antes de la convivencia, hicimos una rápida actividad para evaluar. Pegamos en la pared del patio del CEDEP tres papelógrafos con preguntas a lo que elles fueron respondiendo en grupo. En general, tuvimos una muy buena evaluación. Les niñes se mostraron felices, orgullosos por lo que habían logrado y lo que más lamentaban era que no hicimos más murales. El taller de murales, ahora que teníamos más interesades, se acabó. Preguntamos también por otros proyectos que se les ocurrían ahora que habíamos terminado el mural y esas respuestas se las dejamos a Sergio y Bea, a elles les sirve mucho más que a nosotras.

Después compartimos una convivencia y algunes niñes quisieron hablar en voz alta, nos agradecieron la instancia en general. Lo que más agradecieron fue el encuentro con otres niñes, y como dijo la Bárbara, el hacerse nuevos amigos. Nosotras nos vamos pero es importante que se tengan entre elles, que puedan confiar unes con otres ya que al final eso es construir comunidad. Les niñes tienen diversas maneras de expresarse, algunes nos abrazaban, otres se portaron particularmente mal, otres estaban inquietos. De todas formas, nos fuimos llenas de cariño y valorando una vez más el trabajo que El Clan hace con elles, modificando sus cotidianeidades y ampliando sus horizontes de expectativas. Sus proyectos -así como sucedió con el nuestro- les hace sentir capaces. Nos contaron que quieren armar un grupo de ‘líderes’, niños y niñas que tienen la actitud y las ganas de hacer cosas, y sin decirlo, podemos imaginar de quienes se tratan, porque tienen mucha energía y desbordan un tremendo potencial. Nos despedimos con un poco de pena pero agradecidas por la experiencia y con la tranquilidad que les niñes quedan a cargo de personas que los van a apoyar y les tienen mucho cariño como el Sergio, la Bea, Félix, Paulina y todes quienes conforman la agrupación.

« Ir a residencia