MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Otras memorias de la madera en Neltume Panguipulli - Neltume - Museo de la Memoria de Neltume, Los Ríos - 2018 Residente: Colectivo Catrileo+Carrión
Publicado: 12 de noviembre de 2018
Seguir la madera: pu ngerewe ka pu witral

Ya hemos ido varias veces al taller de don Edgardo. Nos ha ayudado a conseguir las partes necesarias para la confección de los witral, así como la construcción de una pieza que hemos intencionado particularmente en este trabajo de hacer comunidad. Se trata de la pieza llamada ngerewe, una especie de cuchillo de madera que puede tener diversas variables pero que tiene como común el poseer un filo angular apropiado para apretar la lana del tejido. En ese sentido el ngerewe sería una especie de intermediario entre lo que está tejido de lo que está por tejerse.

Don Edgardo nos dice que los conoce como ngereo, y le causa un poco de gracia la manera en que nosotrxs nos referimos a ese pedazo de madera acariciada. Conversamos un buen rato sobre distintos tipos y modelos de ngerewe o ngereo que conocemos. Antonio muestra su colección, que ha sido recuperada como un kimün específico, como una práctica situada y transmitida mediante el oficio de ngerewirinkafe (tejedora-escritora), de cada ñaña que ha querido compartir su conocimiento con Antonio. Don Edgardo, como artesano y como ex dirigente de la agrupación de Artesanos de Neltume, conoce la delicadeza que requiere el trabajo en madera para el witral. No nos dice a quién recuerda, pero su memoria se activa mientras lo acompañamos en su trabajo de seguir la madera, seguir las vetas, las curvas, las características de esta madera. Entre caricia ruidosa y cepillado afilado, en el contacto entre madera y mano, entre madera y sierra, queda el aserrín como testigo de ese encuentro. No es el negativo de la forma, sino el alboroto de partículas que queda después de la re-orientación.

En esos poros lisos que tiene el afilado ngerewe había pedazos minúsculos de madera, partículas de aserrín que ahora inundan el taller coloreando las telarañas y dejando una capa sobre los celulares. Ese espacio que nos deja el aserrín, es la inclinación necesaria para apretar una trama y poder anudar, igual que las arañas, nuestros hilos visibles e invisibles en nuestro witral.

Nos vamos a casa cargando algunos de los witral que están listos, así como los primeros ngerewe que están listos para poder compartir con las lamngen que participan del trafkin kimün witral, para así decidir entre todas cuál modelo nos gusta más.

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia