MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Transparencias de la Pampa Timaukel , Magallanes y Antártica - 2019 Residente: Miradas Intangibles
Publicado: 28 de febrero de 2020
Apreciación sonora del territorio

El día viernes 28 de febrero hace ingreso al proyecto un compañero se dedicara al trabajo de actividades vinculadas al arte sonoro y la música. Esperando su llegada desde Valparaíso a Punta Arenas, empezamos a realizar cierto desglose del trabajo que debíamos realizar en las próximas semanas. Logrando un acuerdo óptimo de trabajo, al día siguiente empezamos a realizar las comprar correspondientes en la cuidad de Punta Arenas, tanto provisiones, víveres, y artículos técnicos que no se consiguen ni en Porvenir ni menos en Cameron.

Temprano en la mañana del domingo, emprendimos el viaje en la barcaza hacia porvenir, un viaje de alrededor de tres horas sobre el estrecho de Magallanes, para luego poder pisar las tierras de Porvenir. Al llegar, tuvimos que esperar el bus que nos lleva directo a la comuna de Cameron, finalmente nuestro viaje término casi a las dos de la tarde. Cuando pudimos al fin deja nuestras cosas en el albergue que nos cedieron para poder alojar en nuestra estadía en el pueblo, nos dedicamos a recorrer el territorio, para que nuestro compañero tenga nociones e ideas para trabajar durante las próximas semanas.

Al día siguiente lo primero que decidimos  hacer, fue  hablar con el Alcalde y encargado de educación de la Municipalidad, para poder gestionar el espacio que nos podían ofrecer para poder realizar el taller de “Escucha y paisaje sonoro”. Concluimos que el espacio que nos podían otorgar es el colegio José Ignacio Prieto de la comuna de Timaukel.

Ya teniendo el lugar para realizar las actividades programadas nos dirigimos al colegio para coordinar la hora, y los curso con los cuales vamos a trabajar.

Terminada la coordinación, hicimos un primer acercamiento a recopilar registros de audios de la comuna de Timaukel; hicimos un pequeño recorrido por las plazas y estancias cercanas, llegamos a la costa de Bahía Inútil, la cual registramos, con grabadoras y micrófonos para el agua (hidrófonos), también logramos captar ciertos animales de la villa y sonidos característicos del lugar. Mientras se trabaja en lo último, tuvimos la suerte de encontrarnos con niños del lugar, los cuales les presentamos algunos de los instrumentos técnicos que teníamos a disposición: les presentamos el amplificador de ondas electromagnéticas, elemento usado para escuchar las frecuencias que emiten los aparatos con electromagnetismo, herramientas que cautivo y emociono a los niños del lugar.

Durante esta semana coordinamos una visita a nuestro amigo Sebastián, que conocimos en la Estancia Vicuña, por lo cual, el día viernes muy temprano en la mañana logramos irnos en uno de los buses otorgados por la Municipalidad de Timaukel a nuestro destino, Estancia Vicuña.

Tuvimos la fortuna de encontrarles a nuestra llegada, a Sebastián y a su abuelo don Hernando en su casa. Nos dieron una excelente recepción en su hogar, compartimos con ellos nuestras ideas de trabajar con Sebastián, algunos aspectos musicales, para incrementar el interés de nuestro amigo por la música y los instrumentos musicales. Durante el día estuvimos trabajando con el niño en teoría musical, ejercitación con la guitarra y el piano; trabajo que dio sus primeros frutos, ya que Sebastián amplio más su interés por el piano y las notas musicales.

Como nosotros nos dedicamos a enseñarle a Sebastián sobre lo que conocemos y trabajamos, él también nos entregó sus conocimientos de campo; nos enseñó como montar el caballo, además de mostrarnos la estancia y el trabajo diario que él y su abuelo realizan para poder, mantener a los animales, el ganado y a ellos mismos, puesto que pasan la mayor parte del año en el mismo lugar, sin oportunidad de poder salir a comprar o conseguir víveres tan fácilmente. Durante todo el fin de semana, Sebastián, siguió ejercitando con la guitarra y el piano, terminamos dándole algunos ejercicios, y tareas para que amplié su conocimiento musical y enriquezca su interés por las artes y la música. Nuestra estadía en Estancia Vicuña termino con  comida hecha por nuestro ya amigo don Hernando, concluyendo de manera gratificante nuestra visita.

 

 

« Ir a residencia