MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Transparencias de la Pampa Timaukel , Magallanes y Antártica - 2019 Residente: Miradas Intangibles
Publicado: 7 de febrero de 2020
CEMENTERIO DE ASERRADEROS

Con el fin de preservar e incentivar estrategias de desarrollo cultural en torno a Timaukel, viajamos al lado sur de la isla. Exploramos los viejos aserraderos de Puerto Arturo, Puerto Yartou, Lote Olguita y Aldea del Fuego.

Para poder llegar a ellos, se debe revisar la tabla de mareas. Muchos vehículos quedan atrapados en arenales cada año. Se debe pasar por el río Caleta para llegar a Puerto Yartou. María Luisa Murillo, fotógrafa y encargada del Museo Alberto Baeriswyl nos hace una visita guiada del museo. Luisa define el espacio como un museo habitable, es la casa principal de la antigua factoría maderera Puerto Yartou en Tierra del Fuego. La CAB es un proyecto de recuperación patrimonial, de innovación museográfica y de fomento del turismo eco cultural.

Gracias a esta alianza podemos recopilar archivo fotográfico de los años dorados del aserradero, aquí vivieron más de 400 personas, entre trabajadores y sus familias.

Seguimos la ruta hacia Aldea del Fuego. Aquí viven Beb y Jorge, una pareja de franceses que visitan las costas cada verano hace más de 30 años. Nos comentan que gracias a la base militar de Isla Dawson pueden contactarse a través de la señal de Claro, de otra forma estarían completamente desconectados.

Ambos son músicos, nos hablan de su visión del lugar y su potencial turístico. Pero a demás nos cuentan sobre el trabajo arqueológico realizado en Puerto Arturo, donde tres culturas aborígenes confluyen: Selknam, Yaganes y Kahueskar.

Puerto Arturo fue una travesía difícil. Para llegar hasta allí se debe cruzar por el río Cóndor. No existe un camino más que una huella por la playa y un camino pantanoso por  bosque depredado por los castores. Jorge demostró su experiencia saliendo de los barriales más fangosos con su vehículo. Él es de profesión mecánico industrial y conoce muy bien su auto y lo extremo que es el camino. Recorremos los bosques de troncos rústicos sobre cuyos techos los líquenes y musgos verde amarillentos crecen.

Ya en puerto Arturo quedamos atónitas de lo que fue una ciudad con tendido eléctrico y teléfonos. Parajes que quedaron abandonados de un día para otro, con casas que se caen a pedazos y toda la maquinaria pesada de una industria que no logro desarrollarse.

Entre Puerto Arturo y Aldea de Fuego esta “Lote Olguita” junto al faro viven don Joaquín y su señora Erminia. Se presume que son los más antiguos habitantes de Timaukel. Para llegar hasta allí decidimos cruzarlo a pie camino que nos tardo más de 3 tres hora ya en este hermoso paraíso llegamos a conversar concibiendo  una pequeña entrevista. Tierra del fuego transforma la paz y la tranquilidad en la palabra de don Joaquín. Nos cuenta sin grandes detalles como lleva el invierno bajo la gruesa costra de nieve y hielo. En diferencia a los roqueríos y arenales que brillan en los días de verano.

Don Joaquín comparte sus que haceres diarios  solo con sus compañeros de trabajo; los perros y los caballos mientras la señora Erminia de más de 80 años nos ofrece pasar a tomar once junto a su familia, hija y sobrinos que la visitan por la temporada verano, aquí compartimos una cálida comida que nos ayudo a seguir nuestro camino a pie  por la costa

Un proyecto de una empresa canadiense que no llega a efectuarse dejo un camino cerca Lote Olguita, además fue a parar a su costa, un bloque de containers que se desprendió desde Isla Dawson. Realmente este lugar es un escenario post apocalíptico. Estar en este territorio, nos concientizó aun mas acerca de la poca conectividad que existe en esta región y como este tema es una conversación recurrente entre sus habitantes, la idea de la construcción de un puente para desafiar la decisión del mar para poder visitar estos lugares tienen opiniones divididas, que crezca el turismo y el conocimiento sobre este lugar o si solo los más valientes seguirán siendo los elegidos aventurarse.

« Ir a residencia