MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: LAHUALCHE: escrituras corporales en territorio ancestral Río Negro - Caleta Cóndor, Los Lagos - 2018 Residente: Paula Baeza Pailamilla
Publicado: 22 de diciembre de 2018
La madera tomará su forma

Estamos ad portas de regresar a la ciudad y con Don Víctor y la Sra. Rosa hemos desarrollado la idea de construir una escultura en madera. La forma que tendrá es la de un tejuelero, el nombre que se le da (daba) a los hombres que durante décadas subían al bosque de alerces y volvían con miles de tejuelas. Un oficio 100% artesanal que se ha prohibido por la prohibición de cortar este milenario árbol, pero que se sigue haciendo a muy pequeña escala gracias a los planes de manejo y la exclusiva extracción de alerce muerto. Los tejueleros por años dejaron sus huellas por los cerros, alimentaron a sus familias gracias a ese duro trabajo. Es por eso que decidimos darle forma a la misma madera con la imagen de un tejuelero. Don Víctor y la Sra. Rosa son los artesanos con quienes llevaremos a cabo esta pieza que luego instalaremos en el territorio. Vamos a elegir un trozo grande de madera que sea adecuado para realizar esta labor. Buscar alerce muerto para esculpir.

Nosotres comenzamos a despedirnos del paisaje, de la gente que está muy atareada arreglando sus cabañas, campings. Esto por la proximidad de la navidad, año nuevo y vacaciones de verano, momento de alta demanda turística y fuente de ingresos económicos fundamentales para las personas que aquí viven durante todo el año. Quedamos de regresar en febrero, y vamos a despedirnos de las personas que participaron con nosotres. Con Don Carmelo quedamos en traerle impresas una de las fotografías que montamos en su casa, porque él quiere tener ese registro en su pared para mostrárselas a los visitantes que llegan en cualquier momento del año.

Es un día lluvioso, y nos da un momento para reflexionar. A pesar de las dificultades del territorio, nos vamos contentos de haber compartido tantas conversaciones, caminatas, y de establecer un lazo con la madera, que fue lo primero que nos llamó la atención de la historia de este maravilloso lugar. La madera, el alerce, los cuerpos que durante años trazaron sus caminares por los bosques nativos. Finalmente, volveremos y la madera tomará su forma.

« Ir a residencia