MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: El ramal del No - lugar Crucero - Río Bueno, Los Ríos - 2018 Residente: Colectivo Teatro Errante
Publicado: 28 de diciembre de 2018
Personajes III: Los niños

Cristóbal y Cristian fueron unas de nuestras puertas de entrada a Crucero. Cristóbal tiene siete años y es hijo de Marlis, la presidenta de la Junta de Vecinos. Cristian tiene ocho y es hijo de Guillermina, quien atiende un carro de papas fritas al lado de la antigua estación de trenes y es una de las primeras personas que conocimos y nos acogió en el pueblo.

Cristóbal y Cristian son primos hermanos, aunque pelean harto. A Cristian lo que más le gusta hacer es jugar a las bochas (a las bolitas como le dicen en la capital) y a Cristóbal le encanta cantar rancheras, esto lo hace de manera casi profesional con un traje de mariachi y participando en cuanto concurso de canto se organiza en la comuna.

Ambos niños quisieron de inmediato ser parte del cortometraje. Desde un principio nos ayudaron llevando los equipos de un lado para otro, grabando sonido y actuando. También aportaron en la construcción del guión. De hecho, a Cristian se le ocurrió que los personajes de los niños podían estar buscando un tesoro.

Estos niños bellos nos han acompañado a todos lados y nos presentaron su pueblo. Tuvimos conversaciones profundas y que no queremos olvidar como estas:

Yo: ¿Y tu eres mapuche?

Cristian: Si, soy mapuche. Lo que pasa es que la sangre mapuche es una traslación. Mi abuela era mapuche y ella le trasladó la sangre mapuche a mi mamá y ella me la trasladó a mí. Está en mi sangre, es parte de mi, de mi cuerpo.

Yo: ¿Y esa tremenda casa que se ve allá?

Cristian: Ah allá viven los ricos. Pero no sé quienes son porque los ricos nunca salen de sus casas. Ni para buscar agua salen, así es que acá nadie los conoce.

También nos regalaron momentos de realismo mágico, como cuando comenzamos a ver a Cristóbal pasear por los caminos de tierra con un gran quitasol azul. Le preguntamos por qué andaba con ese quitasol a cuestas y nos contó que le tiene alergia al sol y que cuando el cielo está despejado debe salir así. Nos pareció tan bonito ese contraste del quitasol con el paisaje de Crucero que propusimos que el personaje de Cristóbal anduviera para todos lados con él, hasta que encuentra su tesoro, un sombrero de mariachi. A los vecinos les gustó la idea, así es que la incorporamos como un elemento surrealista.

Acá un extracto del guion con la historia de los niños:

“Escena 24 / Exterior Cruce Carretera/ Día

Cristian y Cristóbal llegan corriendo al cruce de la carretera. Se detienen y miran a ambos lados para ver si vienen camiones o autos. Cruzan corriendo asustados.

Escena 25 / Exterior Explanada Carro Guillermina/ Día

Cristian y Cristóbal llegan al carro de Guillermina. Ella los llama y les regala papas fritas. Se van a jugar a las bochas. Aparece Jean Louis, lo miran y se saludan. Jean Louis los llama y les entrega un mapa del tesoro dibujado por él. Los niños se van en dirección al escenario.

Escena 26/ Exterior Escenario/ Día.

Los niños miran el mapa para empezar la búsqueda del tesoro. Se dan cuenta que la primera parada es una antigua camioneta abandonada. Saltan del escenario y corren en dirección al terreno baldío donde está el auto.

Cristóbal:
Ya y ahora qué se hace.

Cristian:
Hay que buscar una pista poh, si de eso se trata el mapa. No es así no más que uno encuentra el tesoro.

Cristóbal:
Nos va a tocar pasar frente de los viejitos.

Cristian se queda en silencio y mira en esa dirección. Se van”.

 

« Ir a residencia