MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Bitácoras de Encuentro (Historias y desplazamientos de Nueva Esperanza) Población Nueva Esperanza - Arica, Arica y Parinacota - 2018 Residente: Claudia Del Fierro
Publicado: 13 de diciembre de 2018
Historias de verduras

Nos hemos estado preparando para este día y estamos contentos. Es nuestra primera salida a terreno lejos del barrio y estoy un poco nerviosa. He dejado que ellas se organicen y Claudia se haga cargo de gestionar la locación. Ya el viernes pasado tuvimos que cancelar porque a Marta le salió pega, y espero que hoy puedan participar todas.

El paseo a Azapa para grabar imágenes de la agricultura local es uno de los componentes importantes del video, así como una oportunidad para compartir y conocernos mejor, fuera del ajetreo cotidiano. Nos juntamos a las 12.00 en el Jardín Granito de Arena con las apoderadas que han estado participando. Llega don Roberto con el furgón para 15 personas, aparece Judith, Claudia me llama que viene atrasada, Marta llama para preguntar cuales ensaladas traer. Marianela y Max se han resfriado y no van a poder llegar. Hemos quedado de acuerdo en que cada una trae ensaladas y acompañamientos para el almuerzo y nosotros las bebidas y unos pollos. Llevamos también colaciones para la tarde, y las guaguas ya están almorzadas. Don Freddy, un conocido de Claudia, nos espera en su parcela del km 7 para mostrarnos los cultivos e invernaderos. La idea es grabar y recorrer y hacer un picnic allá. Si alcanzamos, pasear un poco más.

Durante las planificaciones para el video decidimos que se mostrarán los procesos de los productos agrícolas del Agro, desde el cultivo en los valles, transporte, descarga, distribución, venta, los puestos, las cocinerías. En esta salida vamos a descubrir donde se cultiva el famoso tomate Azapeño y cuáles son las otras verduras de esta temporada.

A las 13.00 logramos salir con 5 adultos y 9 niños. Los más chicos están un poco inquietos. Algunos no conocen el Valle de Azapa y llegamos con un calor sofocante a la parcela de don Freddy. Dejamos las cosas sobre un mesón de un gran espacio techado y partimos a recorrer.

Juanito, el hijo mayor de Marta toma cámara y graba. Ivo registra el sonido mientras Marta hace preguntas y don Freddy muestra los tomates y rocotos, las flores, y vamos cosechando algunos para el almuerzo. Nacho también quiere grabar y vamos por turno. Yo hago de asistente y entre Marta y Judith deciden qué vamos a preguntar. Los niños mas pequeños corren y llegan a mirar las acelgas, los pepinos. Claudia habla un poco sobre las caiguas que vemos junto al choclo. Recorremos un gran invernaderos y Juanito hace unas pasadas cámara en mano por entre las matas. Don Freddy y Claudia cosechan algunos choclos para el almuerzo, y terminamos en los cultivos de berenjenas, a todo sol.

Son las 15.30 y se nos ha pasado volando el tiempo. Hay que parar para almorzar. Rápidamente Marta organiza la comida y la línea de producción de platos para todos. Hay papa chuño preparada por Judith, ensaladas de todo tipo, incluyendo el jugoso tomate de Azapa. Comemos con hambre y celebramos la grabación y el encuentro. Agradecemos a don Freddy y aparecen los choclos listos para comer hacia el final del almuerzo. No tenemos tiempo de partir la sandía, porque hemos decidido pasar al Santuario del Picaflor, antes de volver hacia el mirador de las Llosyas a grabar vistas del valle. Don Roberto lleva el tiempo y nos apura, porque hay que volver antes de las 6 al Agro, porque Marta y Judith tienen que tomar la micro a Acha.

Luego de una pasada un poco acontecida por el Santuario del Picaflor, donde los niños están un poco ansiosos persiguiendo a los animales, escuchamos sobre las plantas y flores, y tomamos helados de agua hechos en casa para aplacar un poco el calor. De vuelta pasamos al mirador y grabamos un poco, pero hay mucho viento. Corremos de vuelta al furgón y llegamos a tiempo al paradero. Sebastián casi se duerme y la Anto que es la más pequeña, va calladita y acalorada. Llegamos a dejar a todos de vuelta, cargados con choclos y tomates, un poco agotados, con la sandía también, pero felices con las imágenes e historias capturadas. Me subo al colectivo U verde camino a tierras blancas con una berenjena en la cartera.

« Ir a residencia