MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Agua, Transito y Memoria Colina - Lampa, Región Metropolitana - 2019 Residente: Organización Comunitaria y Cultural La Finca
Publicado: 3 de febrero de 2020
Tremas de Chacabuco

La semana comienza con un recorrido por Villa Esperanza junto a Jocelyn Muñoz y las miradas que propone el proyecto De_tour, desde la etno-deriva y la psicogeografía:  exploraciones estas, que atienden a las capas de realidad que cultura, política y biografía codifican en el territorio. Recorremos la villa junto a Polonia y Paty en un nutrido diálogo con ellas. También conocemos a Cristian, que lleva la programación del gimnasio, y a don Miguel, histórico poblador de la villa con quien comprometemos una entrevista para indagar en la memoria de esta.

Durante la jornada resurge la reflexión sobre la captura de la experiencia sensible y creadora por parte del “mundo” del arte: ¿hasta qué punto el estatus artístico reproduce el cerco social que intenta separar al cuerpo común y corriente de la experiencia estética? Indagar en esa pregunta de principio solo nos lleva a reafirmar el sentido de lo ordinario como método para lo peculiar y de lo transdisciplinario como episteme laxa y abierta orientada a diluir las fronteras de clase reproducidas en la cultura académica, científica y artística. Esto en favor de la recuperación de los lugares de saber, crear y devenir, presentes en toda vida.

Volviendo con Jocelyn hacia el Patroncito nos toca atestiguar y asistir en un accidente de tráfico que culmina con un vecino muerto: Matías Farias, quién volvía a su casa en bicicleta cuando es atropellado por un camión que se da a la fuga. Los detalles de su muerte y la información asociada a su vida nos generan impresiones muy fuertes -que no compartiremos por acá- pero que nos van a hundir en un estado de profunda meditación –y en ocasiones penumbra-  que nos va a acompañar por el resto de la semana y probablemente de la residencia.

Con Jocelyn también recorrimos Lampa: entablamos contactos con el centro cultural, la corporación deportiva, y seguimos lo rastros de Antonio Maldonado, librero de Lampa que al parecer ha escrito crónicas sobre la historia de la comunidad y el territorio vinculadas a la reforma agraria y la dictadura. También observamos las dinámicas del pueblo, la plaza y sus alrededores.

El miércoles en la mañana conocimos el centro ecológico que está implementando la fundación Batuco sustentable a orillas de lo que queda de humedal y entablamos una interesante conversación con Eduardo Acuña respecto de muchos temas: las redes de poder y lobby presentes en Lampa asociadas a la oligarquía local (donde apellidos como Zaldivar y Larraín se repiten, al igual que en tantas otras partes del país); lo civilizatorio de la crisis climática y política; las consecuencias ecosociales de la megaminería; el no-futuro del agua; los planes de conexión vial y urbanización para la zona; la memoria del humedal y el plan de drenaje para el norte de Santiago (activo desde 1905) que ha derivado en la actual política neoliberal de saqueo y sequía a gran escala. También conversamos sobre las formas de sociabilidad Incas y prehispánicas que figuran desde siglos en Lampa y a las que accedemos por múltiples vestigios y sobre las apuestas por una educación ecológica como respuesta activa al contexto de devastación, entre otros temas.

La visita al centro ecológico delinea varios tremas (tema+trauma) que luego retomaremos en una visita al espacio de regeneración agua-tierra, proyecto de agricultura sintrópica en la zona de Santa Rosa, que también aborda la crisis civilizatoria y paradigmática en vinculación a prácticas de reverdecimiento. Respecto al concepto de sintropía, afín al de neguentropia, y que alude a la estabilización o subsistencia de sistemas en relación de apertura, cierre o mesura con el caos (entropía), cabe decir que abre muchas posibilidades para la reflexión ecopolítica, que no cabría delinear aquí ya hora, pero que iremos escudriñando durante las jornadas venideras.

Otro hito crucial en la semana fue la asamblea en el Patroncito con las vecinas que ya están involucradas en el proyecto y junto a Francesca Godoy, otra artista colaboradora de Valparaíso, que en su trabajo relaciona la indagación botánica con prácticas pictóricas y poéticas. Resulta ser una reunión muy productiva, en la cuál ponemos en común líneas de trabajo y objetivos para el co-diseño del proyecto. Quedamos de trabajar a dos escalas: una más nuclear a nivel de estación Colina, que aborde identidad y memoria, y otra a nivel comunal y provincial, capaz de generar conexiones y abordar las temáticas que afectan a todo el territorio. A escala transversal, se va reafirmando como propósito colectivo trabajar con la reivindicación del Agua, en tanto elemento vital, bien común y derecho humano, impugnando su apropiación privada y su utilización como recurso productivo sin contrapesos.

También logramos distinguir al menos otras tres áreas de preocupación y potencial (inter)acción que coinciden parcialmente con los ejes propuestos por Agua, Tránsito, Memoria. Estas preocupaciones son, primero, por la falta de áreas verdes y comunitarias, que también sirvan para el encuentro inter-cultural con la población migrante y para la promoción de saberes y prácticas ecológicas; segundo, por la falta de un plan regulador democrático y una vialidad a escala social que responda a las necesidades de los habitantes de Lampa en vez de a las necesidades de Santiago en su expansión urbana (ciudades dormitorio) e industrial; tercero, por la falta de una respuesta local mejor articulada frente a la sociedad patriarcal, que se encarna cotidianamente en las dinámicas de la cultura y economía patronal, narco o camionera.

Como potencial idea para desarrollar en conjunto, proponemos la organización de una semana del agua, con programación capaz de abordar estas diferentes temáticas y de generar redes y conexiones para darles continuidad y consistencia. Un hito en el calendario asociado a estas inquietudes es el 22 de marzo, declarado día mundial del agua y para el que se estarán convocando marchas a nivel nacional.

 

 

 

« Ir a residencia