MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: La memoria de los pueblos, huellas del altiplano General Lagos - Visviri, Arica y Parinacota - 2019 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 18 de diciembre de 2019
El teñido de la fibra

Hoy Isabel que es profesora de Aymara en la escuela de Visviri, nos ha invitado a un taller de teñido que se realizará en el alberge de Visviri. Por la tarde se reunirían varias artesanas del sector para poder teñir sus hilados en fibra de alpaca, nos dirigimos al albergue, luego de tocar varias veces la puerta y sin obtener respuesta lo cual es muy común aquí; a veces pareciera que no vive nadie en las casas, volvimos a intentar y salió un chico que nos invitó a entrar, el taller era realizado por Felipa Condori reconocida artesana de la comuna de General Lagos, pasamos a la sala y habían dos personas más, Nancy y su madre la señora Brígida ambas artesanas de la localidad de Chislluma una estancia que queda a varios km de Visviri, vimos que tenían 4 ollas llenas de agua sobre una cocina, en estas ollas se sumergirán las fibras y lanas para teñir, también vimos que tenían un gran mortero de piedra en el suelo, donde estaban moliendo cochinilla que utilizarían para el teñido, aquí ofrecimos nuestra ayuda para moler; la cochinilla es una especie de insecto parásito que vive en el cactus de la tuna, esta se debe secar y posteriormente moler, este insecto da un color rojo carmesí  y al mezclarlo con distintos mordientes da como resultado distintas tonalidades, las artesanas nos explican que la cochinilla es utilizada milenariamente por la cultura Aymara para teñir fibras de manera natural y ese es el objetivo de este taller, el rescate de estas técnicas textiles ancestrales. Las artesanas a medida que iban sumergiendo la lana en las ollas comentaban lo distintos colores que iba dando la cochinilla, como el limón iba aclarando lo colores y como la sal era la encargada de fijar el tinte, no percatamos que muchas mujeres llevaron sus fibras ya hiladas en su mayoría a mano y dependiendo de si es fibra de alpaca u oveja el color va variando en su intensidad, ya teñidas las estrujaron para ponerlas a secar en un cordel afuera en la calle, no invitaron a un almuerzo para despedir el taller con la presencia de algunas autoridades, un breve discurso de agradecimiento dieron termino al taller de teñido natural para volver a encontrarse el próximo año y seguir con la tradición y rescate de técnicas textiles antiguas Aymaras.

« Ir a residencia