MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: La memoria de los pueblos, huellas del altiplano General Lagos - Visviri, Arica y Parinacota - 2019 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 25 de diciembre de 2019
Visviri entre medio de las festividades

Desde el viernes 20 de diciembre muchas personas pobladoras de Visviri viajaron hacia Arica por el motivo de navidad y año nuevo, ahora Visviri quedó casi despoblado, nosotros seguimos tratando de realizar actividades para la poca gente que quedó o por lo menos conversar y poder saber historias y costumbres de la zona, gracias a eso un poblador de aquí nos cuenta que antiguamente para navidad ellos iban en familia a buscar greda en los alrededores de Visviri y con esta hacían animales de greda, se basaban en animales de la zona, iban a sus casas y les daban forma, cuando ya los tenían listos en familia  los dejaban al medio de los pastizales de los bofedales y ahí quedaban hasta que la naturaleza los deshacía por completo, era como un tipo pesebre/ofrenda, pero también nos dicen que esta costumbre se perdió, ahora la gente se prepara para estar en Arica ya que los grupos jóvenes de familia están allá y prefieren pasar las celebraciones con su seres queridos en la playa.

Caminamos por Visviri para ver cómo está el pueblo casi sin gente, reflexionando sobre el pasado, presente y futuro de este e imaginando si aún existiese el tren que cantidades de personas transportaba por aquellas no tan remotas fechas en que su silbato hacía eco al viento altiplánico y zigzagueaba como serpiente en la arena haciendo temblar el suelo, hoy aun frescas las huellas de su paso por kilómetros uniendo dos países Chile y Bolivia, y además una sola nación la Aymara. Una de las cosas que las personas nos han contado es el interés que volviera a correr el ferrocarril Arica-La Paz y nos señalaron que les gustaría representarlo en alguna forma artística, nombraron a don Pablo quien se ofreció a mostrar un arte de tejido para formar una soga con forma de serpiente que evoque al tren.

Nosotros seguimos caminando y viendo como los llamos y alpacos se alimentan de los bofedales, mientras pasan algunas aves volando por la tranquilidad absoluta del cielo, con calma y paciencia esperamos el pronto regreso de las personas al pueblo junto con las posibles lluvias anunciadas para el alivio de la tierra y los animales.

« Ir a residencia