MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: La memoria de los pueblos, huellas del altiplano General Lagos - Visviri, Arica y Parinacota - 2019 Residente: Katherine Guerrero
Publicado: 2 de enero de 2020
Entre el cielo y la tierra

Desde el 31 de diciembre el clima cambió drásticamente, de un fuerte sol, viento casi permanente y tormentas de arena pasó a caer lluvia, granizos acompañados de truenos y relámpagos la verdad que nos contaron que venía lluvia pero no creímos que sería tan fuerte, aún así la gente aquí está acostumbrada y nosotros asombrados de la intensidad de la naturaleza en esta zona, es hermoso y un poco amenazante a la vez. Desde que llegamos nos hemos fijado que en Visviri y los alrededores han instalado muchos pararrayos ahora podemos comprender su razón necesaria para el cuidado y prevención de las personas y animales que transitan por las estancias y los campos, este objeto cumple la función de atraer el rayo hacia a la tierra evitando accidentes o perdidas de vida, aquí nos cuentan que en este tiempo hay que andar con precaución y tratar de no salir cuando andan la nubes cargadas con los rayos ya que los pastores dicen que hay que tenerles respeto porque han ocasionado muertes al ganado y además nos cuentan que en el 2018 un pastor murió por estar cuidando a sus animales en plena lluvia, la descarga lo tumbó instantáneamente hasta la otra vida, pero también los pobladores nos han contado otras historias relacionada con los rayos, dicen que son referentes a que cuando la naturaleza quiere elegir a un sabio curandero le descarga un rayo y si logra sobrevivir esta persona estaría destinada a ser “Yatiri”. Nos contaron que en Visviri una señora fue elegida por el rayo, pero aún no la conocemos. Para los Aymaras en parte importante de su saber ancestral los rayos representan un despertar de los sentidos, una entrega de energía benigna que entrega dones para poder intuir, adivinar y curar el cuerpo de los animales o humanos, el rayo elegirá el curandero o curandera que hará el puente ente lo terrenal y lo espiritual. Luego de haber escuchado estas historias de la cultura andina Aymara vamos en busca de don Juvenal que es nuestro puente entre la junta vecinal y las personas ya que él es quien maneja las llaves de la junta de vecinos lugar donde hemos hecho nuestras reuniones comunitarias, además mencionamos anteriormente, él también es tejedor de alfombras y quiere aportar su conocimiento para el desarrollo de este proyecto colaborativo, así que nos hizo saber algunos materiales necesarios que necesitará, nosotros decidimos bajar a Arica a buscar lo necesario, aprovechando que no hay muchas personas esta semana en el poblado.

« Ir a residencia