MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Álbum Creativo de Huiro: Cartografía y Poemario Visual Corral - Huiro, Los Ríos - 2019 Residente: Angélica Elizabeth Saiz González
Publicado: 3 de diciembre de 2019
La siembra

Entre los días en Huiro, los días de Valdivia, los días de Santiago y los días que en Chile suceden inciertos; la calma del lugar de alguna manera se comienza a abrir. La comunidad donde estamos, los hábitos de relaciones entre cruzadas, semi-estropeadas y retomadas a la vez, dibujan lenta e íntimamente un grupo de miradas para esta tierra. El contraste es insólito; cada paso hacia la ciudad, hacia el “otro lado”, es otra cara del momento.

Los encargos comienzan, las alianzas y confianzas se agigantan cuando llegamos con nuevas semillas. Es tiempo de siembra, de pepinos, tomates cherry, de ponerle más al cebollín, ajo chilote  y ciboulette, ya cotidianos en lo que sea de comida. Con el calor, buenazo y comprometido con el crecimiento que vendrá, aparecen toda clase de vichitos que Niche saca a alegatos. Lagartijas, de esas verdes fuerte que solo salen para esta época y los infaltables juanitos que se posan en la cara, el pantalón de otro o intentando entrar en la casa desde hace unos días ya.

Preparar la tierra en ese espacio reducido, sacrificado y lleno de oportunidad de crecimiento: arrastrar, desmalezar, revolver y ordenar. Para enero dicen, es ahora en diciembre donde comienza esa suerte de ansiedad por ese crecimiento hasta enero, por el fin de año y porque hay que empezar después de estas semanas de encuentro con los que hacen vida en Huiro, lo que se ha intentado proyectar desde todo el complejo contexto.

El tiempo de todas formas me advierten, pasa rápido, y la vecina Inerta me invita a tejer el día que quiera junto a ella en su quincho, “siempre que pueda encargarle lana”, que Niche u otra también quiera venir y que le traiga estos colores desde Valdivia.

Los vichos, la lana, las semillas, la siembra, nos hace pensar que aunque no todas las condiciones podrían ser las mejores, existe aún la posibilidad de tiempos de cosecha en resistencia para todos.

 

« Ir a residencia