MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Álbum Creativo de Huiro: Cartografía y Poemario Visual Corral - Huiro, Los Ríos - 2019 Residente: Angélica Elizabeth Saiz González
Publicado: 7 de diciembre de 2019
PUNTO Y TRAMA

Conversando los ratos que se baja o se sube de vuelta de puestas de sol y paseos fotográficos por la lobería, conversamos con Inerta que quedarán entre las fiestas poco tiempo para otras actividades diferentes a las que ya parten esta semana del proyecto y que el proceso viene con mas trabajo que solo compartir con los vecinos como hasta hoy. Recorrer, salir, encontrar, conocer, abrir, compartir, ha sido el puente este primer mes. Huiro aparece acogedor y distante de todo, como si los tránsitos que te llevan y sacan del lugar, del ecosistema que tratamos de dimensionar para el trabajo común, fuera capaz de desbordar todo acontecimiento social, político, humano, lejano y duramente presente al mismo tiempo. La trama primera; la complejidad del contexto en Huiro.

Traemos los encargos de lana, no siendo fácil dar con la costureria abierta que las barricadas y marchas cierran más temprano en la ciudad.  Para Inerta esa azul, amarillo “no brillante” y la verde musgo, la más difícil de encontrar, para Niche la roja y verde, que son de regalo por las verduritas que siempre nos da. Hace más de un año que no se reunían en ese quincho cuentan, el calor que aliviana el frío del viento que sopla siempre fuerte en Huiro, se siente seco y aromático, desde una parrilla de arena, lista para las tortillas. La arena caliente, perfuma de mar y tierra todo el lugar y acompaña el primer rato donde más se conversa que se teje. Después el molinillo artesanal, antiguo como no habíamos visto nunca, forma las tortillas que paran el tejido que va lento y con demasiada cháchara. Hablamos del tiempo, del viento, del clima que cambia, de los turistas por venir pero que aún no llegan, de puntos de tejido y de artesanía.

Al volver, golondrinas de un tipo inadvertido aún, entran y salen de la canaleta doble que la casa de residencia tiene para unir ambos lados del techo. Otra vez, se ha formado un nido temporal en el hogar temporal; como en Reldehue hace un año atrás. Se anudan los hilos, se retorna algo del pasado hasta acá y se entrama como una forma líquida y penetrante el universo de Huiro.

« Ir a residencia