MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Paleoduna: tamices y vestigios Cartagena - Población José Arellano, Valparaíso - 2019 Residente: Comunidad Catrileo Carrión
Publicado: 6 de enero de 2020
Poyewün Nütramkan 12 – Diálogos desde los pueblos

Primera Expo Lafkenche Mapuche – Plaza de Armas de Cartagena

 

Partimos temprano la mañana, desayunamos rápidamente y cargamos nuestras bolsas ecológicas para ir en apoyo de la primera Expo Lafkenche Mapuche de Cartagena, organizada por el Programa de Asuntos Indígenas y Migración, a cargo de la lamngen Karina y la ñaña Daniela, para conmemorar el Tratado de Quilín, en el que la corona española reconoce al pueblo mapuche como soberano, insurgente e independiente, mucho tiempo antes de la conformación de estas fronteras ilusorias llamadas Chile. Dentro de nuestras redes de afectividades, la lamngen Roxana de Villa Alemana, quien es el “Taller de la Yaya”, se dedica a tejer en witral y a dar forma a distintas figuras relacionadas con el mundo mapuche con fieltro, le ofrecimos ser puentes de venta entre sus hermosos productos hechos a mano y la comunidad de Cartagena; nos mandó animalitos, pu kultrun, gente mapuche tocando instrumentos y con vestimenta, con preciosos detalles y una gestualidad que se ve tan natural como los materiales que utiliza.

 

Tuvimos la oportunidad de conversar con los distintos expositores, reírnos y sentirnos acogidxs y respetadxs por este estado que está naciendo nuevamente y, comprende que la plurinacionalidad viene a ser un antídoto para una sociedad envenenada desde los procesos coloniales y de conformación de naciones, donde la cosmovisión pasó a ser reemplazada por ideales blancos y europeos; cargados de una espiritualidad volcada hacia la culpa, el pecado y el castigo. Cada expositor trajo varias verduras, para hacer un fogón comunitario, que quedó como una carbonada que pudimos disfrutar en la plaza de Cartagena, le regalamos parte de las raciones a gente que se encuentra en situación de calle y alcanzó para un par de repeticiones; nos dividimos antes de la comida, Alejandro se encargó del fogón y Constanza del puesto que nos facilitaron, al menos hasta que ya todos almorzamos para continuar disfrutando de la actividad y nutriendo más redes de afectividad.

 

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia