MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Paleoduna: tamices y vestigios Cartagena - Población José Arellano, Valparaíso - 2019 Residente: Comunidad Catrileo Carrión
Publicado: 7 de marzo de 2020
Poyewün Nütramkan 38: Diálogos de Familia XIX

 

Colectivo Cuerpo Mumo – Estadio Municipal de Cartagena Fernando Ross Marchessi

 

Si bien ya nos fuimos del territorio, hoy es nuestra última presentación bajo el contexto de la Residencia de Arte Colaborativo, fue nostálgico despertar en otra ciudad y alistarse para poder llegar a la hora acordada; quisimos que la última presentación de este ciclo fuera en el Estadio Municipal de Cartagena Fernando Ross Marchessi, ya que se encuentra emplazada en la población José Arellano, el lugar donde comenzó esta semilla colaborativa, que germinó durante este período de tres meses y que hoy no solo florece, sino que además extiende sus frutos a la comunidad de José Arellano y de Cartagena. La colaboración se vislumbra como un proceso clave no solo de la experiencia artística, sino también de la experiencia humana, la colaboración se abre paso a través de la afectividad, generando diálogos que impactan fuertemente la intimidad de quienes trastoca, catalizando procesos de sanación personales y ancestrales; la práctica artística viene a ser el puente por el que transitan estos mundos interiores removidos, que en armonía se despliegan como un todo, como una unidad sensibilizadora. Llegamos a montar y abrazarnos, invadidos por cierta nostalgia de saber que un proceso está llegando a su fin, los ensayos, las juntas a tomar mate y tejer, el palín, la carpintería, el spray, los vestuarios, los paneles, los instrumentos, el cuerpo. Nosotrxs abrimos la Variette Mágica con Reñma, fuimos seguidos por Morita y Frutillita, Buena Ventura y Punky Circo. Nos encantó que en ciertos momentos con quienes compartimos el escenario utilizaron la escenografía como marco, la tela pintada de los paneles, entra en ellos como una funda, abriendo la posibilidad de crearle nuevas fundas para distintas puestas en escena, o por si Reñma sigue creciendo. Sabemos que mantendremos el contacto debido a la afectividad y a la publicación que surgirá a raíz de este proceso de residencia, quizás la pequeña amargura del despedirse, le da un sabor aún más dulce a toda esta experiencia.

 

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia