MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Al Des-borde del Camino Huara, Tarapacá - 2019 Residente: Colectivo Pacto
Publicado: 22 de enero de 2020
Circuito alienígena

Bicicletas de niñxs fueron señal inequívoca de pequeños gentiles que se movían por el pueblo. Fue claro que nuestra porfía era acertada: lxs niñxs que habitan este pueblo se reunían en masa para acoger a este par de alienígenas cuya nave ha caído a Huara… Nuestros días de salir a invitarles a un circuito sobre ruedas hizo sentido a lxs más pequeñxs.

Su planeta ha sido invadido por siniestras fuerzas que les atacan y maltratan, así que escaparon para pedir ayuda. Sin embargo, la nave chocó con una estrella fugaz, cayendo a este pueblo pampino. Como no conocen a nadie y no saben dónde están paradxs, se acercaron a nosotrxs para pedirnos ayuda; querían conocer el pueblo, pero desde una perspectiva que nos pareció muy curiosa: buscaban saber lo que pensaban lxs niñxs… Les comentamos a nuestrxs amigxs que en nuestro planeta eso no sucedía, que aquí nadie ponía demasiada atención a lxs niñxs, que lxs adultxs nos llenábamos la boca de infancias pero, en la realidad, ¡ni siquiera son ciudadanos ni ciudadanas según nuestras leyes! Por lo tanto, en la Tierrra son seres sin opinión… ¡Lxs alienígenas no lo podían creer! Tanto así, que se sorprendieron mucho cuando les contamos que incluso el diseño de las plazas las decidían ingenieros y arquitectos adultos y no lxs niñxs.

Krysálida y Amaranto son seres evidentemente dañados, que escapaban tanto de un lugar como de sí mismxs. Estaban rotxs, parecían tristes y cansadxs… Nos enternecieron y decidimos ayudarles: quizás la salinidad del viento del desierto cure un poco esas heridas. Para ello, nos encomendaron la Misión Pacto con la Tierra: querían saber -no sabemos por qué- cuáles son los lugares más antiguos, más modernos y más misteriosos de Huara y fotografiarlos para ellxs. Así que creamos una convocatoria para un Circuito sobre Ruedas, en la que pudiésemos recorrer esos lugares en piño, como dicen ellxs…

 

¡La obstinación nos llevó a encontrarles y la convocatoria tuvo éxito! Llegaron cerca de 25 niñes, algunxs junto a sus ma-padres o abuelxs… Amaranto y Krysalida pidieron construir un mapa como referencia para ubicarse en Huara, el que lxs niñxs empaparon de imaginarios. Mientras, lxs aliens nos observaban y mandaban mensajes de audio que íbamos compartiendo en tiempo real con lxs niñxs. Sus ojos se llenaron de curiosidad, tomaron las cámaras y decidieron cumplir la Misión encomendada: el cementerio, la piscina y la iglesia fueron los lugares que lxs niñxs escogieron para mostrales. Flashes iban y venían, ruedas giraban y niñxs reían… Así, pedaleando y fotografiando, nuestro recorrido en bicicleta llegó a su fin. Teníamos suficientes fotos sacadas por lxs niñxs, ¡nuestros amigos de las estrellas estaban felices y enviaron de regalo unas selfies que se habían tomado en Huara!

Ahora lxs niñxs, expectantes, quieren saber cuándo volverán lxs extraterrestres, dónde está su nave, verles… Quizás pronto aparezcan nuevamente, quizás les vean por las calles del pueblo. Mientras tanto, Krysálida y Amaranto están sanando heridas, tratando de sentir en su pequeño silencio, mezclándose con los colores del desierto y su hondura sepulcral.

 

« Ir a residencia