MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: En la espera surgen las voces Lolol - La Cabaña, O'Higgins - 2019 Residente: Jose Francisco Guerra Solano
Publicado: 25 de enero de 2020
¡Nuestro primer carrete chiquillxs!

Este lunes, después de recorrer el sector para ver los intereses artísticos de la gente, nos invitaron a nuestro primer carrete con la comunidad. La señora Paty, hermana de la señora Carmen, nos sorprendió convidándonos al cumpleaños número 20 de su hija Dani. Llegamos temprano a ayudar y compartir con todos los asistentes en la casa de nuestra casera, en donde a medida que avanzaba la hora llegaban más y más familiares y amigos. Entre risas y suculentos canapés de loco nos cuentan que no hay celebración que se escape a la casa de doña Carmen, anfitriona oficial de todos los eventos de la familia.

 

A medida en que llegaba la gente nos enterábamos que la señora Carmen tiene 8 hermanos y una innumerable parentela. Nosotros ahí, en medio de la celebración sin tomar demasiada participación; pero al ver a la familia reunida, los niños jugando, la mesa desbordada de cositas ricas traídas por todxs, a Dani festejando su cumpleaños, y la larga mesa con cuatro generaciones reunidas, es que nos contagiamos de ese familiar y amistoso sentimiento irradiante de sonrisas amables, el cual inhibió veloz la cortés timidez para no volver más, y sin darnos cuenta ya éramos parte de la celebración. Yo me puse a cantar y yo a jugar a la pelota, no paramos de ayudar, comer y platicar.

 

Terminamos conversando con la familia que quedaba hasta pasadas las 12, contándonos nuestros gustos e intereses, mostrando nuestras personalidades tal cual eran, sintiéndonos premiados por tener la suerte de llegar a tan cálido lugar, de apreciar lo lindo de juntarse en familia y, como dijo la señora Gladys amiga invitada, con la dicha de pasarlo regio estupendo.

 

Se abría un espacio profundo en la larga mesa, un mantelito con un bordado imaginario, de un diseño palabrero. Un espacio intimo de historias, de tiempos aquellos, viajando al pasado y enterándonos de privados bordados genealógicos, punto a punto, palabra a palabra, del presente al pasado y del presente al futuro. Ya era tarde y mientras explicamos qué era lo que hacíamos en las residencias sin darnos cuenta fue que de un momento a otro queríamos aprender a bordar.

 

 

 

 

« Ir a residencia