MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Rebalses Los Choros - La Higuera, Coquimbo - 2018

El objetivo es colaborar con la organización y articulación de/entre/con los grupos y comunidades que abarcan el territorio de Los Choros, Punta de Choros y El Llano, mediante prácticas creativas, simbólicas y relacionales al contexto, a fin de mejorar el desarrollo sociocultural de las comunidades.

Residente: Colectivo Caput

CAPUT, es un colectivo de artistas prácticos y teóricos, que busca poner en movimiento el arte y la cultura desde los procesos gráficos, entendiendo éstos como un medio de popularización de las artes, por su posibilidad reproductora. De acuerdo a ello, más las herramientas que sostienen los integrantes del grupo,  CAPUT decide activar escenas con motivos sociales, utilizando la casa del colectivo como espacio doméstico para la realización de talleres de formación y actividades vinculadas a la masificación del arte.

En tanto, el colectivo busca mezclarse con ideas críticas y relacionales al contexto, que le permitan tener incidencia política al momento de configurar una mediación, una gestión, una obra o una acción. Y de esta manera, articular espacios para el pensamiento divergente desde el hazlo tú mismo.

CAPUT  es un espacio de carácter autónomo que intenta dar cuenta de las posibilidades simbólicas como una idea rupturista en un mundo racional, donde seamos capaces de crear lenguajes a través de diferentes modelos de organización e invenciones propias, sin necesidad de ocupar estrategias y formulas ligadas a la hegemonía, sino a través de la experimentación, la conversación y la acción.

Temáticas que aborda en su trabajo

CAPUT se compone de un trabajo vinculado a procesos contemporáneos con una pedagogía experimental y una metodología colaborativa, lo cual sea capaz de establecer cruces críticos en un ambiente horizontal.

La intención del colectivo se basa en la posibilidad de elaborar nuevos orígenes mediante la identificación de signos que le permitan a las comunidades participantes crear mundos simbólicos, desde el reconocimiento de sus propios relatos. Para ello es necesario impulsar ciertas prácticas creativas, que le permitan a la población ejercer otras maneras de organizarse, comprendiendo y valorando desde la autonomía, su propio contexto.

Por lo mismo, es que los temas a profundizar tienen directa relación con las prácticas  y los contextos border, donde es posible vincular procesos cotidianos de cada contexto, con exploraciones acerca de las problemáticas, inquietudes o necesidades de cada comunidad, de modo que la manera en que desarrollan y visualizan sus intereses sea lo más coherente a su propia realidad. En cuanto a ello, el colectivo se acerca a una práctica comunitaria directa, fielmente vinculada a temáticas disidentes como: migrantes y migraciones, frontera, racismo,  medio ambiente, educación, espacio público, periferia, desestabilizando patrones y conductas enfocadas desde los estereotipos y prejuicios, para luego ser realzadas como un gesto de activismo donde se presentan finalmente como dispositivos de una memoria colectiva, y así transformar la realidad del lugar.