MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Cordones performaticos, memoria viva de los cuerpxs Tomé, Biobío - 2019 Residente: Bárbara Gajardo González
Publicado: 25 de febrero de 2020
De lo colectivo a lo intimo. Lorena.

Desde el primer momento Lorena se muestra abierta y con buena disposición a la entrevista, con una actitud extrovertida que posteriormente descubriríamos cuanto la caracteriza y moviliza en su quehacer social.  Se muestra abierta y con disposición de narrarnos lo que en particular necesitemos, pero no siendo aquel el foco de la instancia o de la residencia precisamente, hacemos un par de preguntas sobre si y comienza a narramos su historia y vínculo con Dichato y Tom. De la historia de su familia en la zona, viejas prácticas y recuerdos que se mezclan con la inevitable vivencia del tsunami, su impacto, lo desvalidas que quedaron las personas, lo perdido. Desde allí la misma necesidad de luchar por justicia y reconstrucción, por tantas personas que quedaron sin nada a su haber. En éste momento figura ella misma como una persona clave en la lucha, desde lo político, desde la demanda directa y sin el miedo que caracteriza a las personas comunes al confrontar a una autoridad política. “Na con weas”, lo frontal, su insistencia, fortaleza, carisma y seguridad  la hacen validarse como una líder, encarando hasta hoy a quien sea necesario, organizada por diversas causas territoriales. Dentro de su relato nos cuenta cantidad de anécdotas de su lucha política, pero también de su vida intima, de sus dificultades familiares por perseguir esta causa, de que la gente siempre habla para bien o para mal sea lo que sea que hagas. En la 2da instancia de entrevista sin dificultad conecta con su corporalidad con cierta emoción, experimentando y dejándose llevar tranquilamente,  lo que finalmente culmina en el traspaso “artístico” hacia la silueta, momento que disfruta y aprovecha con gran entusiasmo, elabora símbolos relevantes para sí y así mismo da cuenta de una realidad desconocida para ella hasta ese momento, el lugar en que posicionaba a sus 3 hijxs dentro de su propia corporalidad, manifestando que siempre pensó que los llevaba, como cualquier madre, en su corazón; mas no, los había dibujado en su útero, dándole a entender que aun está en cuidado y protección de ellxs, que algún día deberán pasar de vientre apecho, que aún es pronto, que aún hay tiempo, que ellxs son su orgullo.

« Ir a residencia